Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 31 d’agost de 2005

Tocqueville compleix 200 anys

Alexis de TocquevilleAquest any es commemora el segon centenari del naixement d'Alexis de Tocqueville (26 de juliol de 1805). És una llàstima que aquesta efemèride, com tantes altres, hagi passat pràcticament desapercebuda a casa nostra. La profunditat i l'actualitat d'aquest gran pensador de la política mereixerien un més ampli ressò. No ho dic com a queixa, perquè no em sorprèn, ho dic simplement com a constatació d'una insuficiència crònica del nostre panorama intel·lectual.
Reconec que vaig descobrir tard a Tocqueville, perquè jo formava part de la generació que va passar directament del tomisme al marxisme en la dècada dels anys setanta. A través de Tocqueville, i concretament del seu llibre “La Democràcia a Amèrica”, vaig començar la meva travessa del desert. La seva lectura em va fascinar. Em va sorprendre la gran capacitat de Tocqueville per copsar la realitat i explicar-la d’una manera clara i inequívoca, per descobrir “el que no es veu del que es veu” que sempre predicava el seu coetani Fréderic Bastiat, per captar les principals conseqüències de l’aplicació de les idees polítiques o religioses, fins el punt que va vaticinar la confrontació que tindria lloc al segle XX entre uns Estats Units democràtics i una Rússia autoritària. Tocqueville és un mestre que separa el gra de la palla sense perdre’s en l’anècdota. Habilitat força remarcable si tenim en compte que la tècnica narrativa de “La Democràcia a Amèrica” s’acosta moltes vegades a la del llibre de viatges, on la descripció i el detall teixeixen el seu fil conductor.

Serveixi aquesta anotació com un petit i modest homenatge a Tocqueville en aquest aniversari.

ADDENDA.- Alguns enllaços d'interès: La Democràcia a Amèrica (text íntegre anglès); La Democràcia a Amèrica i altres textos (en francès); Mapa interactiu del viatge de Tocqueville a Amèrica; Alexis de Tocqueville Institution; Tocqueville’s Democracy in America

Gaza, el gran parany

Molts amics d’Israel lamenten la shakesperiana decissió de Sharon de retirar-se de Gaza. Alguns, com Daniel Pipes, ho han considerat com “el pitjor error comès mai per una democràcia” i ho han qualificat d’autèntic suïcidi. Pipes i molts altres amics d’Israel consideren que aquesta decissió no farà res més que encoratjar el terrorisme, que ho interpretarà com una victòria de la violència i com un senyal de feblesa d’Israel.

Aparentment, els fets immediats semblen donar-los la raó. D’una banda, les declaracions dels dirigents palestins de Hamas o de l’Autoritat Palestina competeixen per apuntar-se la medalla de la “derrota” jueva. D’altra banda, el primer atemtpat suïcida no s’ha fet esperar.

Si les conseqüències negatives de la retirada eren tan evidents, com és possible que un gat vell com Sharon no les hagi vist? És potser que el vell falcó ja fa catúfols?

No ho crec. La retirada de Gaza no és una jugada més en la infructuosa partida que va començar el 1991 a la conferència de Madrid, que va seguir el 1993 amb els acords d’Oslo i que va acabar sense resultats amb l’acord de Ginebra i el “full de ruta”. Davant la impossibilitat de fer avançar cap acord, Sharon ha optat per canviar de joc. En paraules de Ludovic Monerat, Sharon ha decidit que “respondre a les demandes dels palestins és la millor manera de demostrar la seva incapacitat per assumir-les”.
“Dans ce sens, l’évolution de la bande de Gaza pourrait être un argument de poids aux yeux de la communauté internationale – si tant est que cette dernière soit encore accessible aux arguments : la talibanisation de cette portion de terrain soulignerait le caractère islamiste des groupes terroristes palestiniens et permettrait d’insérer la posture guerrière d’Israël dans le cadre de la lutte contre le terrorisme islamiste. Une chose que l’Etat juif recherche en vain depuis le 11 septembre, malgré le nombre d’attentats subis.
Cette manœuvre, qui rappelle le sacrifice d’une pièce aux échecs pour obtenir une position générale plus favorable, peut naturellement dégénérer si la bande de Gaza devient suffisamment dangereuse pour que des raids répétés, voire un retour durable de Tsahal, soient nécessaires. Ce d’autant plus que l’abandon des colonies a fait perdre aux militaires israéliens des bases de départ idéales pour les raids qu’ils ont pris l’habitude de mener depuis plus de 3 ans. Car si la pénétration de terroristes depuis Gaza sera encore rendue plus difficile que par le passé, la liberté d’action croissante des groupes terroristes peut favoriser des attaques utilisant des modes opératoires différents, à commencer par les projectiles sol-sol. Une détérioration des conditions de sécurité signifierait immanquablement l’échec de la politique d’Ariel Sharon."
Com diu Victor Davis Hanson, la retirada de Gaza és l’acció d’un estadista.
“For disengagement is in Israel’s interests. Israel has no partner for peace among the Palestinians, nor any interest in waiting for one. Sharon began arguing in recent years that his country had better options than the continued occupation of lands crowded with 3.5 million Palestinians, the price for which Israel paid in terms of military, economic, and moral well-being. He observed, too, that if Israel didn’t act to exclude Arabs, whose birthrate is fourfold that of Israeli Jews, Jews would, within decades, become a minority in lands under Israeli control. Sharon will withdraw settlers and soldiers from the conquered territories — Gaza first and parts of the West Bank (much) later — while finishing a fence to seal a favorable border.
It is, or should be, in Israel’s diplomatic interests. The commitment to peace on the part of the “international community” is being tested: as Israel accedes to the decades-long demand of the United Nations and European and Arab states, will these groups pressure the Palestinians, too, to act for the sake of peace, as demanded by every Middle East peace text since Middle East peace texts began? We will see.
And disengagement is in the interests of Palestinians, who will soon have their chance to build a state. Theoretically, that is. There is little to suggest that Palestine will avoid the fate of its Arab neighbors: poverty, misrule, nepotism, and violence. But they won’t have occupation to blame. The impending disaster of Palestine belongs to them, not Israel.”
Una aposta arriscada i valenta. Sharon continua sent el que era.

dilluns, 29 d’agost de 2005

La veritat sobre Batista

L'escriptora cubana a l'exili Zoé Valdés s'ha dedicat els últims anys ha buscar la veritat sobre la presidència del president Fulgencio Batista, la bèstia negra de Fidel Castro. I ha trobat, com era d'esperar, moltes més mentides que veritats. Ho explica en l'article "La verdad sobre Batista", publicat a "El Mundo".
Cuando entre los años 1940 y 1943 Europa ardía bajo el yugo nazi, Cuba era un modelo de democracia y desarrollo para muchos países. La figura protagónica de este triunfo del escenario cubano, con amplia presencia en el exterior, lo fue sin duda alguna, el presidente Fulgencio Batista, admirado por personalidades del mundo entero, entre ellas el presidente Franklin D. Roosevelt. Sin embargo, el eslabón silenciado de la cadena de sucesos espantosos en los que ha ido cayendo la isla a lo largo de estos 46 años bajo la dictadura de Castro es esa etapa de Batista. Porque el tejido de mentiras que el hijo del gallego de Birán urdió alrededor del general ha crecido hasta confeccionar un velo que guarda celosamente la realidad de nuestra historia desde hace años: la de reconocer a la figura de Fulgencio Batista en su auténtica dimensión. En esta tragedia han participado todos, pero principalmente una cierta burguesía cubana, hipocritona, racista, narcisista, y lo peor, ignorante. Una burguesía rapiñera que jamás toleró que un humilde campesino mestizo haya llegado a donde llegó, gracias a una formación autodidacta, gracias a la lectura, a su inmenso deseo de sabiduría y a su amor por Cuba. Esta sencillez molestó profundamente a quienes fabricaban bibliotecas con lomos de libros, vacíos de contenido, sólo para adornar un espacio en la casa. Para nadie es un secreto que la burguesía cubana le dio al presidente lo que en Cuba se llamó, en el argot racista, Bola negra. Aun siendo presidente, Batista no podía entrar, por ejemplo, en el Country Club para entregar los premios deportivos de las regatas.
No us perdeu la resta.

La producció d'opi a l'Afganistan disminueix

La producció d'opi a l'Afganistan, que n'és el primer productor mundial, ha baixat significativament per primera vegada des de l'any 2001, segons les Nacions Unides. En concret, ha baixat d'un 21% en termes de superfície cultivada, passant de 131.000 hectàrees el 2004 a 103.000 el 2005, i d'un 2,4% en volum, passant de 4.200 a 4.100 tones. La raó per la qual el volum absolut de producció ha baixat poc en relació a la reducció considerable de la superfície cultible es deu, segons l'ONU, "a les fortes puges i nevades de l'hivern passat i l'abasència de malures en els camps, que han fet augmentar el rendiment de 32 a 39 kg d'opi per hectàrea cultivada".
Segons les Nacions Unides, el més destacat, però, és que la reducció de la superfície cultivable s'ha fet amb la voluntat favorable de molts pagesos. La política endegada pel govern de Kabul i per les autoritats locals per ajudar els camperols a substituir l'opi per altres conreus està començant a donar resultat. De la mateixa manera, que els 500 milions de dòlars d'ajudes promeses per la comunitats internacional per aquest any i que vé ajudaran a sebuir lluitant contra la producció d'opi.

diumenge, 28 d’agost de 2005

Més sobre el Che, l'assassí a la samarreta

Teresa Amat em recomana un article de l'escriptora exiliada cubana Zoé Valdés sobre l'atreviment de la ignorància: la moda entre la comunitat homosexual de París de portar la samarreta amb la cara del Che.
Hoy me he vuelto a tropezar con una loquita asiática, mano partida a la cintura, remeneo de caderas y tumbe lánguido de párpados; desde luego, camiseta chea, que en Cuba quiere decir, ridícula. No me pude contener. Le pregunté si sabía quién era el Che. Sonrió tímidamente, no me contestó.

Al llegar a casa llamé a un amigo homosexual. Me comenta que toda esta "euforia maricona" (palabras suyas, él es cubano) con el Che se desprende de la película de Walter Salles. En el mes de mayo de 2004 se acababa de estrenar en el Festival de Cannes la cinta Diarios de motocicleta, cuyo tema es el viaje y descubrimiento personal del continente latinoamericano por dos jóvenes argentinos montados en una vieja motocicleta, Ernesto Guevara, de 23 años, estudiante de Medicina, y Alberto Granado, de 29 años, bioquímico.

Mi amigo me explica que un número importante de homosexuales interpretaron que el Che era loca —no de carroza, de motocicleta— porque lo interpretaba Gael García Bernal, quien al mismo tiempo estrenaba personaje de loca en la película de Pedro Almodóvar La mala educación.

El azar concurrente lezamiano resulta delicioso. Con lo que odiaba el argentino a los homosexuales, con lo que los persiguió en Cuba, y ahora resulta que ha pasado de ser el héroe de mayo del 68 a mártir del Orgullo Gay. Curioso. El personaje más homofóbico que ha parido la Historia de las revoluciones es adorado por ese público de consumidores de fanatismos de izquierdas. Lamentable.

L'oposició a la guerra de l'Iraq és menor entre els directament afectats

La notícia és de divendres, però no havia tingut temps de comentar-la. Una enquesta d'Ipsos EcoConsulting i l'agència de notícies Associated Press mostra que les opinions majoritariament contràries a la guerra de l'Iraq provenen de persones que no tenen cap vinculació directe amb el conflicte, mentre que aquelles que si el tenen, a través d'un parent o d'un amic desplegat a l'Iraq, majoritàriament hi dónen suport.

L'enquesta s'ha fet entre els dies 22 i 24 d'agost a 1.001 adults amb la finalitat de conèixer els efectes que ha tingut la protesta de Cindy Sheehan, la mare d'un soldat mort a l'Iraq que es manifesta a les portes del ranxo texà del president George Bush, entre els familiars i amics de militars destinats a l'Iraq. Els resultats no permeten concloure que aquells més afectats per la guerra des del punt de vista personal siguin els que tenen una actitud més crítica, sinó més aviat al contrari.

Així, el sondeig mostra que entre els que tenen algun conegut enviat a l'Iraq un 49% creu que iniciar la guerra va ser una decisió apropiada, mentre que un 47% creu que va ser un error. En canvi, entre aquells que no tenen coneguts que hagin participat en la guerra són un 61% els que qualifiquen la guerra d'error davant un 36% que segueix abonant la decisió.

Respecte a la manera com s'ha portat a terme la guerra, el 68% dels que no tenen vincles amb cap militar a l'Iraq la desaprova i el 28% l'abona, mentre que els que tenen coneguts al país es mostren més dividits, amb un 44% de suports i un 50% de desaprovació. Tot i això, el fet de conèixer o no militars que hagin servit a l'Iraq no influeix en les actituds sobre altres assumptes, com el suport majoritari (60%) que els soldats s'hi quedin fins que el país recuperi l'estabilitat o la defensa del dret que tenen els opositors a la guerra, com Cindy Sheehan, a protestar públicament.

Aquesta divegència de percepcions, lluny de ser una anècdota esdevé un element essencial sobre el paper que juga la informació en la conformació de l'opinió pública. Ludovic Monnerat ho explica molt clarament:
Le phénomène en jeu est le suivant : avec la disponibilité des connexions Internet, des appareils photo numériques et des téléphones cellulaires, il est désormais possible aux soldats déployés sur un théâtre d'opérations lointain comme l'Irak de maintenir le contact avec leurs proches et de leur faire parvenir des informations sur ce qu'ils vivent, font, voient et entendent par la voix, par l'écrit (e-mail, blogs) et par l'image. Le sociologue américain Charles Moskos a montré en 2004 qu'un tiers des soldats US déployés en Irak utilisent l'Internet une fois par jour, et un autre tiers une fois par semaine ; compte tenu de l'amélioration des conditions de logement au fil des rotations, ces chiffres sont probablement plus grands aujourd'hui. Avec pour conséquence un flux d'informations constant qui touche de façon inégale la population américaine.

J'aime à représenter cette libéralisation de l'information en conflit comme une sorte de main invisible qui vient corriger les déséquilibres dus à la focalisation économique et idéologique des médias traditionnels. Les soldats déployés en Irak ont une perspective souvent réduite et se contentent d'expliquer ce dont ils sont témoins ou acteurs. Mais la crédibilité de leurs récits pour leurs proches, et pour les proches de leurs proches (les e-mails en chaîne sont légion), est bien supérieure à celle des porte-paroles gouvernementaux ou à celle des journalistes professionnels. Et cette multiplication d'inputs positifs sur la situation en Irak, avec une perspective inaccessible au grand public (à l'exception des internautes connaissant Chrenkoff), explique en grande partie la différence d'opinion indiquée par le sondage.

Il convient naturellement de relativiser ce dernier : les proches des militaires déployés ont également plus de chances d'être républicains et pro-Bush que ceux ne connaissant personne en Irak. Malgré cela, le phénomène me paraît ici de première importance dans la guerre du sens, dans la lutte pour le soutien des opinions publiques.

divendres, 26 d’agost de 2005

El projecte de Constitució democràtica per a l'Iraq

Tota notícia sobre l'Iraq ha de ser negativa. Ja ho saben. Per això, després d'ignorar pràcticament durant dos anys el procés polític i l'evolució social i econòmica del país, reduïnt-ho tot a la violència terrorista, els media ara han de parlar de la nova Constitució. I ho han de fer perquè és inevitable, inamagable i ineludible. Però com que tota notícia sobre l'Iraq, com dèiem, ha de ser dolenta, ara només es destaquen els entrebancs i les posicions confrontades entre els redactors del projecte constitucional, com si les discrepàncies i els enfrontaments polítics i ideològics fósin una cosa estranya i més en un país amb escasses, per a no dir nul·les, tradicions democràtiques. Periodistes i analistes voldrien ara que, de la nit al dia, l'Iraq es convertís en els Estats Units o la Suïssa del Pròxim Orient i que el contingut de la seva Constitució fós el més liberal i democràtic de totes les constitucions fins ara existents.

Per què pugueu jutjar les coses bones i dolentes que conté el projecte de Constitució us podeu baixar el texte íntegre en anglès publicat per Associated Press.

Tot i les seves mancances, podreu observar que es tracta del projecte de constitució més democràtic que s'ha ofert mai a un país musulmà. Un projecte que, a més a més, podrà ser rebutjat pels iraquians en un referèndum el mes d'octubre si el consideren insuficient.

ADDENDA.- Pels que us faci mandra, Le Figaro-AFP us fan un resum molt resumit de la Constitució iraquiana.

dijous, 25 d’agost de 2005

Ni de dretes ni d'esquerres, sinó tot el contrari

Des que vaig deixar de ser políticament correcte sempre trobo algun llest que em pregunta: així que ara tu ets de dretes, oi? Des d’aleshores he col·leccionat un seguit de respostes més o menys imaginatives. A partir d'avui hi afegiré la que dóna en Xavier Sala-i-Martín en una entrevista al diari "El País".
P. ¿Es usted lo que se llama un hombre de derechas?
R. Ni de izquierdas ni de derechas, sino todo lo contrario. Las dos son esquizofrénicas. La derecha predica libertad cuando se habla de economía, pero si hablamos de sexo, religión o gays pide al Estado que preserve los valores. La izquierda es igual, pero al revés. El individuo es estúpido a la hora de gastar, pero a la hora de casarse, no. Yo soy igual las 24 horas del día. Mi lema es: ¡Que no me toquen la cartera ni la bragueta! La derecha mete la mano en la bragueta. La izquierda, en la cartera.

dilluns, 8 d’agost de 2005

Tancat per vacances. Cerrado por vacaciones. Closed by vacations.

Durant quinze dies no faré anotacions. Ni us donaré ni em donaré la pallissa.

Hiroshima, 60 anys després

La bomba nuclear de 5 tones 'Little Boy' esclata sobre Hiroshima el 6 d'agost de 1945
El 60è aniversari de la tragèdia de Hiroshima i Nagasaki ha tornat a ser una ocasió perduda. La majoria dels nostres mitjans de comunicació, sempre tan crítics i hipercontextualitzadors, ens expliquen la història del 6 d'agost de 1945 com si fós un bolet, un bolet nuclear activitat capriciosament per la mà del president de la que seria, a partir d'aquell moment, la primera potència econòmica i militar de món. No només s'ignoren les causes i els orígenes de la Segona Guerra Mundial i la situació militar de l'any 1945, sinó que també s'ignora la quantitat de documentació japonesa que els últims anys s'ha obert als historiadors i que han permès conèixer millor fins a quin punt arribava el grau de fanatisme i bogeria dels militars nipons, disposats a fer front a cent noves hiroshimes abans de rendir-se. Res d'això s'explica. Només es repeteixen impúdicament les mateixes imatges del dolor i la destrucció, desconnectades de la tràgica realitat històrica que s'estava vivint.

Si voleu llegir una descripció honesta i factual dels esdeveniments que van potar a la utilització de la bomba atòmica, llegiu la trilogia d'articles que sobre el tema ha publicat Der Spiegel, traduits a l'anglès (primera, segona i tercera). També podeu llegir el punt de vista d'un jove empresari japonès, publicada al "New York Times".
(Via Ludovic Monnerat)

ADDENDA.- Per a una més completa informació consulteu les gràfiques animades del Spiegel: 1) La destrucció de Hiroshima 2) Armes nuclears: una avaluació global 3)Hiroshima, imatges de l'apocalipsi 4)La batalla del Pacífic

SEGONA ADDENDA.- Qui està desinformat és perquè vol. Només un mentider o un ignorant pot seguir mantenint la faula que quan els EUA van decidir llançar la bomba atòmica sobre Hiroshima ja sabien que el Japó estava disposat a rendir-se. Òbviament, això no vol dir que la decissió de llançar la bomba fós més fàcil o més acceptable moralment. Vol dir, simplement, que la decissió es va prendre per acabar d'una vegada per totes amb la guerra. Una gran part de l'exèrcit nipó no volia rendir-se ni abans de Hiroshima ni després de Nagasaki. La història dels dies que van del 26 de juliol al 15 d'agost de 1945 està perfectament explicada al llibre Japan's Longest Day, publicat el 1965 en japonès i el 1968 en anglès, per un grup de 14 historiadors japonesos. Aquest llibre continua sent el més autoritzat sobre el tema. En podeu trobar un resum aquí.

diumenge, 7 d’agost de 2005

Ernesto "Che" Guevara, un assassí a la samarreta

La mítica foto del Che d'Alberto Korda
Qui s'atreviria a portar pels carrers i institucions de la respectable Unió Europea una samarreta amb la cara estampada de Hitler, Franco o Pinochet? Ningú, llevat d'un dement. En canvi, els rostres del Che, Castro, Mao, Ho Xi Min i, fins i tot, Stalin, es poden lluïr impunement. No només no escandalitzen sinó que, fins i tot, fan gràcia. I és que en la història del segle XX els assassins no ho són en funció de les víctimes que han provocat sinó de la ideologia que ostentaven. Si assassinaven en nom del progrés, del socialisme o de la societat sense classes, eren justiciers. Persones que, com el Che, eren capaces d'emocionar-se per la humanitat però incapaces de sentir el més mínim sentiment per les persones concretes del seu entorn. No hi ha revolució sense morts. No es pot fer un truita sense trencar els ous. Pel contrari, els que assassinaven per impedir una dictadura totalitària, aquests eren més criminals que ningú, fins i tot si les societats que deixaven no estaven en la misèria i preservaven alguns drets civils.

Si s'han de jutjar els dictadors -jo m'hi apunto- s'han de jutjar tots, els de dretes i els d'esquerres. El problema, però, és que l'esquerra no pot suportar la comparació.

Alvaro Vargas Llosa ha escrit una sèrie d'articles per desmitificar un dels grans assassins del segle XX: Ernesto "Che" Guervara. Davant la dificultat de lincar-los, els transcric íntegrament.

El Che Guevara, que hizo tanto (¿o fue tan poco?) por destruir el capitalismo, se ha convertido ahora en una marca quintaesencialmente capitalista. Su imagen adorna jarros de café, encendedores, llaveros, billeteras, gorras de béisbol, sombreros, pañuelos, musculosas, bolsos, jeans, té de hierbas y, por supuesto, las omnipresentes remeras con la foto, tomada por Alberto Korda, del ídolo socialista con su boina durante los primeros años de la revolución, cuando el Che apareció por casualidad dentro del visor del fotógrafo y que aún es, 38 años después de su muerte, el logo del chic revolucionario (¿o es capitalista?). Incluso hay un jabón en polvo cuyo eslogan es: "Che lava más blanco."

Los productos Che están comercializados por grandes corporaciones y por empresas pequeñas, como la Burlington Coat Factory, que hizo una publicidad de TV en la que aparece un joven con pantalones de fajina y una remera del Che, o la Boutique Flamingo, de Union City, Nueva Jersey, cuyo dueño respondió al enojo de los exiliados cubanos locales con este devastador argumento: "Vendo cualquier cosa que la gente quiera comprar."

Los revolucionarios también se suman a este furor comercial, desde "The Che Store", que ofrece "todas tus necesidades revolucionarias" por Internet, hasta el escritor italiano Gianni Minà, quien vendió a Robert Redford los derechos cinematográficos del diario del Che sobre su viaje juvenil por Sudamérica en 1952, a cambio de que se le diera acceso al rodaje del film "Diarios de motocicleta" (foto real / foto film), para que Minà pudiera producir su propio documental.

Por no hablar de Alberto Granado, quien acompañó al Che en su viaje de juventud y asesora hoy a documentalistas, y que ahora, según El País, se queja de que el embargo estadounidense a Cuba le dificulta mucho el cobro de sus regalías.

Para dar aún más fuerza a la ironía, el edificio donde nació Guevara, en Rosario, una espléndida construcción de principios del siglo XX, estuvo hasta hace poco ocupado por el fondo de jubilaciones privadas AFJP Máxima, un hijo de la privatización de la seguridad social en la Argentina.

La metamorfosis del Che Guevara en una marca capitalista no es nueva, pero recientemente ha experimentado una reactivación. Una reactivación especialmente notable, ya que aparece años después del colapso político e ideológico de todo lo que Guevara representaba.

Esta imprevista reanimación se debe en gran parte a "Diarios de motocicleta", la película producida por Robert Redford y dirigida por Walter Salles (uno de los tres films más importantes rodados o en proceso de filmación durante los últimos dos años).

Bellamente filmada en paisajes que evidentemente han escapado a los efectos corrosivos de la polución capitalista, la película muestra al joven en su viaje de autodescubrimiento, mientras su incipiente conciencia social se enfrenta a la explotación social y económica, preparando así el terreno para la reinvención New Wave del hombre al que Sartre una vez llamó el ser humano más completo de nuestra época.

Pero para ser más preciso, el actual renacimiento del Che empezó en 1997, con el trigésimo aniversario de su muerte, cuando cinco biografías de Guevara llegaron a las librerías y se descubrieron sus restos mortales cerca de una pista de aterrizaje del aeropuerto boliviano de Vallegrande, después de que un general retirado boliviano, con un espectacular sentido de la oportunidad, revelara el lugar exacto de la sepultura. El aniversario volvió a concentrar la atención en la famosa foto de Freddy Alborta, donde el cadáver del Che se ve tendido sobre una mesa, escorzado y muerto y romántico, con la apariencia del Cristo en una pintura de Mantegna.

Es habitual que los seguidores de un culto no conozcan la historia de la vida real de su héroe, la verdad histórica. No resulta sorprendente que los seguidores contemporáneos de Guevara, sus admiradores poscomunistas, también se engañen a sí mismos aferrándose a un mito. Excepto los jóvenes argentinos que han creado una expresión que rima perfectamente en castellano: "Tengo una remera del Che y no sé por qué."

Consideremos algunas de las personas que recientemente han esgrimido o invocado la imagen de Guevara como modelo de justicia y rebelión ante el abuso de poder. En el Líbano, los manifestantes que protestaban contra Siria ante la tumba del ex primer ministro Rafik Hariri enarbolaban la imagen del Che.

Thierry Henry, un jugador de fútbol francés que juega para Arsenal, en Inglaterra, se presentó en una fiesta de gala organizada por la FIFA, la institución mundial del fútbol, con una remera roja y negra con la imagen del Che.

En una reseña reciente aparecida en The New York Times, sobre "Land of the Dead", de George Romero, Manohla Dargis señaló que "el mayor shock que esto provoca probablemente sea la transformación de un zombi negro en un justo líder revolucionario" y agregó: "Supongo que, después de todo, el Che realmente vive".

Maradona exhibió el emblemático tatuaje del Che en su brazo derecho durante un viaje a Venezuela, donde se reunió con Hugo Chávez. En Stavropol, en el sur de Rusia, los manifestantes que denunciaban pagos en efectivo a cambio de concesiones de asistencia social, tomaron la plaza central enarbolando estandartes del Che. En San Francisco, City Lights Books, la legendaria cuna de la literatura beat, ofrece a sus visitantes una sección dedicada a América latina en la que la mitad de los estantes están ocupados por libros del Che. José Luis Montoya, un oficial de la policía mexicana que combate el narcotráfico, usa una muñequera del Che, porque lo hace sentir más fuerte. En el campamento de refugiados de Dheisheh, en Cisjordania, los pósteres del Che adornan un muro que rinde tributo a la Intifada. Una revista dominical dedicada a la vida social en Sydney, Australia, publica la lista de los tres invitados más deseados para una cena: Alvar Aalto, Richard Branson y el Che Guevara. Leung Kwok-hung, el rebelde electo como miembro del Consejo Legislativo de Hong Kong, desafía a Pekín usando una remera del Che. En Brasil, Frei Betto, el asesor del presidente Lula da Silva que está a cargo del publicitado programa Hambre Cero, dice que "deberíamos haberle prestado menos atención a Trotsky y mucha más al Che Guevara". Y en la ceremonia de los premios Oscar de este año, Carlos Santana y Antonio Banderas interpretaron la canción de "Diarios de motocicleta", y Santana se presentó luciendo la remera del Che y un crucifijo.

Las manifestaciones del nuevo culto al Che están en todos lados. Una vez más, el mito provoca el entusiasmo de gente cuyas causas, en su mayoría, representan exactamente lo opuesto a lo que era Guevara.

Ningún hombre carece de cualidades que lo redimen. En el caso del Che Guevara, esas cualidades pueden ayudarnos a medir la magnitud del abismo que separa la realidad del mito. Su honestidad (más bien, su honestidad parcial) hizo que dejara testimonio escrito de sus crueldades, incluyendo cosas verdaderamente feas, pero no las más feas. Su valor -que Castro describió como "su manera, en cada momento difícil y peligroso, de hacer las cosas más difíciles y peligrosas"- significó que no vivió para hacerse plenamente responsable del infierno de Cuba.

El mito puede decirnos tanto sobre una época como la verdad. Y, por eso, gracias a los testimonios del propio Che acerca de sus ideas y sus acciones, y gracias también a su prematura desaparición, podemos saber exactamente cuán engañados están tantos de nuestros contemporáneos con respecto a tantas cosas.

El Che Guevara: una violenta, selectiva y fría máquina de matar.

Es posible que el Che Guevara haya estado enamorado de su propia muerte, pero mucho más enamorado estaba de la muerte de los demás. En abril de 1967 resumió su idea homicida de justicia en su "Mensaje a la Tricontinental": "El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar".

Sus escritos anteriores también están condimentados con esta violencia retórica e ideológica. Aunque su ex novia Chichita Ferreira dude de que la versión original de sus diarios de viaje contengan la observación "siento que mi nariz se dilata saboreando el olor acre de la pólvora y la sangre del enemigo", Guevara compartió con [su compañero en aquella aventura Alberto] Granado esta exclamación: "¿Revolución sin disparar ni un tiro? Estás loco".

En otros momentos los jóvenes bohemios parecían incapaces de distinguir entre la frivolidad de la muerte como espectáculo y la tragedia de las víctimas de una revolución. En una carta a su madre, de 1954, escrita en Guatemala, donde fue testigo del derrocamiento del gobierno revolucionario de Jacobo Arbenz, escribió: "Aquí estuvo muy divertido con tiros, bombardeos, discursos y otros matices que cortaron la monotonía en que vivía".

La disposición anímica de Guevara cuando viajó con Fidel Castro desde México hacia Cuba a bordo del Granma queda plasmada en una carta a su esposa escrita en 1957 y publicada en el libro Ernesto: Una memoria del Che Guevara en Sierra Maestra: "Estoy en la manigua cubana, vivo y sediento de sangre".

Esa mentalidad había sido reforzada por su convicción de que Arbenz había perdido por no haber ejecutado a sus potenciales enemigos. En una carta dirigida a su ex novia Tita Infante había observado: "Si se hubieran producido esos fusilamientos, el gobierno hubiera conservado la posibilidad de devolver los golpes".

No sorprende que durante la lucha armada contra Batista, y luego de la entrada a La Habana, Guevara matara o supervisara la ejecución, con juicio sumario, de decenas de enemigos del pueblo comprobados, sospechosos y de todos aquellos que se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado.

En enero de 1957, como lo indica su diario de Sierra Maestra, Guevara mató a Eutimio Guerra porque sospechaba que estaba pasando información: "Acabé con el problema dándole un tiro con una pistola del calibre 32 en la sien derecha. Sus pertenencias pasaron a mi poder". Más tarde mató a Aristidio, un campesino que expresó el deseo de abandonar la causa cuando los rebeldes siguieron avanzando. Aunque se preguntó si esta víctima "era de verdad suficientemente culpable como para merecer la muerte", no tuvo reparos para ordenar la muerte de Echavarría, hermano de uno de sus camaradas, a causa de crímenes no especificados: "Tenía que pagar el precio". En otros momentos simuló ejecuciones sin llevarlas a cabo, como método de tortura psicológica.

"Ante la duda, mátalo"

Luis Guardia y Pedro Corzo, dos investigadores de Florida que trabajan en un documental sobre Guevara, han conseguido el testimonio de Jaime Costa Vázquez, un ex comandante del ejército revolucionario conocido como "El Catalán", que sostiene que muchas de las ejecuciones atribuidas a Ramiro Valdés, quien más tarde se convertiría en ministro del Interior de Cuba, fueron responsabilidad directa de Guevara, porque Valdés estaba bajo sus órdenes en las montañas. "Ante la duda, mátalo" eran las instrucciones del Che.

Según Costa, en vísperas de la victoria, el Che ordenó la ejecución de dos decenas de personas en Santa Clara, en el centro de Cuba, adonde había llegado su columna como parte del ataque final sobre la isla. Algunos fueron fusilados en un hotel, tal como ha escrito Marcelo Fernández Sayas, otro ex revolucionario que se hizo periodista, y quien agregó que entre los ejecutados había campesinos que se habían unido al ejército sólo para escapar al desempleo.

Pero "la fría máquina de matar" no manifestó todo el alcance de su rigor hasta que, inmediatamente después de la caída del régimen de Batista, Castro lo puso a cargo de la cárcel de La Cabaña. Era una fortaleza de piedra usada para defender a La Habana de los piratas ingleses en el siglo XVIII; más tarde se convirtió en una barraca militar. De una manera que recuerda de forma escalofriante a Lavrenti Beria, Guevara fue responsable, durante la primera mitad de 1959, de uno de los períodos más oscuros de la revolución.

José Vilasuso, abogado y profesor de la Universidad Interamericana de Bayamón, en Puerto Rico, quien perteneció al cuerpo que estaba a cargo de los procesos judiciales sumarios en La Cabaña, me contó: "El Che dirigió la Comisión Depuradora. El proceso se regía por la ley de la sierra: tribunal militar de hecho y no jurídico, y el Che nos recomendaba actuar con convicción. Es decir, con la convicción de que todos eran asesinos y de que la forma revolucionaria de proceder era ser implacables. Miguel Duque Estrada era mi jefe inmediato. Mi función era legalizar profesionalmente la causa y pasarla al ministerio fiscal, sin juicio propio alguno. Se fusilaba de lunes a viernes. Las ejecuciones se llevaban a cabo de madrugada, poco después de que la sentencia fuera dictada y confirmada en forma
automática por el cuerpo de apelación. La noche más siniestra que recuerdo se ejecutaron siete hombres".

Sin excepciones

Javier Arzuaga, el capellán vasco que daba consuelo a los sentenciados a muerte y que presenció docenas de ejecuciones, habló conmigo desde su hogar en Puerto Rico. Ex sacerdote católico, ahora de 75 años, recordó que en la cárcel de La Cabaña "había 800 hombres hacinados en un espacio pensado para no más de 300: militares batistianos o miembros de algunos de los cuerpos de la policía, periodistas, empresarios o comerciantes".

"El juez no tenía por qué ser hombre de leyes; sí, en cambio, pertenecer al ejército rebelde, al igual que los compañeros que ocupaban con él la mesa del tribunal. Casi todas las vistas de apelación estuvieron presididas por el Che Guevara. No recuerdo ningún caso cuya sentencia fuera revocada en esas vistas. Todos los días yo visitaba la «galera de la muerte», donde permanecían los prisioneros desde que eran sentenciados a muerte. Corrió la voz de que yo hipnotizaba a los condenados antes de salir para el paredón y que por eso se daban tan fáciles las cosas, sin escenas desagradables, y el Che Guevara ordenó que nadie fuera conducido al paredón sin que yo estuviera presente. Asistí a 55 fusilamientos hasta el mes de mayo, cuando me fui. Eso no quiere decir que no se siguiera fusilando. Herman Marks era un americano, se decía que era prófugo de la Justicia. Lo llamábamos «el carnicero» porque gozaba gritando «pelotón, atención, preparen, apunten, fuego».

"Conversé varias veces con el Che para interceder por determinadas personas. Recuerdo bien el caso de Ariel Lima, que era menor de edad, pero fue inflexible. Lo mismo puedo decir de Fidel Castro, a quien acudí también en dos ocasiones. Yo estaba muy traumatizado y a fines de mayo me sentía tan mal que me ordenaron abandonar la parroquia de Casa Blanca, dentro de cuyos límites se encontraba La Cabaña y donde yo había celebrado misa en los últimos tres años. Me fui a México para un tratamiento. Cuando nos despedimos, el Che Guevara me dijo: «Hemos fracasado los dos. Cuando nos quitemos las caretas, seremos enemigos frente a frente»."

¿Cuántas personas fueron asesinadas en La Cabaña? Pedro Corzo calcula que alrededor de 200 personas, cifra similar a la que da Armando Lago, un profesor de economía retirado que compiló una lista de 179 nombres como parte de un estudio de ocho años de duración sobre las ejecuciones en Cuba. Vilasuso me dijo que fueron ejecutadas 400 personas entre enero y fines de junio de 1959 (momento en el que el Che dejó de estar a cargo de La Cabaña). Los cables secretos enviados por la embajada estadounidense en La Habana al Departamento de Estado en Washington hablaban de "más de 500".

Según Jorge Castañeda, uno de los biógrafos de Guevara, un vasco católico simpatizante de la revolución, el fallecido padre Iñaki de Aspiazu, habló de 700 víctimas. Félix Rodríguez, un agente de la CIA que fue miembro del equipo que estuvo a cargo de la búsqueda y persecución de Guevara en Bolivia, me dijo que, tras la captura, interrogó a Guevara acerca de las "más o menos 2000 ejecuciones" de las que había sido responsable durante su vida. "Dijo que eran todos agentes de la CIA y no cuestionó la cifra", recuerda Rodríguez.

El número más alto posiblemente incluye las ejecuciones que se llevaron a cabo durante los meses posteriores al momento en el que el Che dejó de estar a cargo de la prisión. Y eso nos lleva de vuelta a Carlos Santana y su muy chic remera del Che.

En una carta publicada en El Nuevo Herald el 31 de marzo de este año, el gran músico de jazz Paquito D´ Rivera criticó a Santana por su atuendo en la entrega de los Oscar, y añadió: "Uno de esos cubanos fue mi primo Bebo, preso allí por ser cristiano. El escuchaba desde su celda los fusilamientos de muchos que morían gritando «¡Viva Cristo Rey!»"

El Che, un megalómano con ansias de poder

El deseo de poder del Che tenía otras maneras de expresarse aparte del asesinato. La contradicción existente entre su pasión por viajar -una manera de protestar contra las restricciones oprimentes del Estado- y su impulso por convertirse él mismo en un Estado opresor resulta patética.

Cuando escribió sobre Pedro de Valdivia, conquistador de Chile, Guevara Reflexionaba: "El pertenecía a esa clase singular de hombres que la especie produce rara vez, en quienes el ansia de poder ilimitado es tan extremo que para conseguirlo cualquier sufrimiento parece natural". Podría haberse descripto a sí mismo con esos términos.

En su vida adulta, su megalomanía se manifestó a través del impulso predatorio de apoderarse de la vida y la propiedad de otros, aboliendo así su libre albedrío. En 1958, después de tomar la ciudad de Sancti Spiritus, Guevara intentó, sin éxito, imponer una suerte de sharia, regulando así las relaciones entre hombres y mujeres, el consumo de alcohol y las apuestas informales. Un puritanismo que no caracterizaba exactamente a su propio estilo de vida.

También ordenó a sus hombres que robaran bancos, decisión que justificó en una carta dirigida a Enrique Oltuski, uno de sus subordinados, en noviembre de ese año: "Las masas oprimidas aceptan robar los bancos porque no tienen ni una moneda". Esta idea de revolución como una licencia para redistribuir la propiedad tal como a él le parecería adecuado llevó al marxista puritano a apoderarse de la mansión de un emigrante después del triunfo de la revolución.

El impulso de despojar a otros de sus propiedades y a reclamar la propiedad del territorio ajeno fue un elemento central en la cruda política de poder de Guevara. En sus memorias, el líder egipcio Gamal Abdel Nasser registra que Guevara le preguntó cuántas personas habían abandonado su país a causa de las reformas. Cuando Nasser le respondió que no se había ido nadie, el Che replicó, furioso, que la manera de medir la profundidad de un cambio es por medio del número de personas "que sienten que no hay lugar para ellos en la nueva sociedad". Este instinto predatorio alcanzó su punto más alto en 1965, cuando empezó a hablar, como si fuera Dios, del "Hombre Nuevo" que él y su revolución crearían.

La obsesión del Che por el control colectivista lo llevaría a colaborar en la formación del aparato de seguridad que se puso en marcha para sojuzgar a seis millones y medio de cubanos. A principios de 1959, se llevó a cabo una serie de reuniones secretas en Tarará, cerca de La Habana, en la mansión a la que el Che se había retirado temporalmente para recuperarse de una enfermedad. Allí fue donde los dirigentes máximos, incluyendo a Castro, diseñaron el Estado policial cubano.

Ramiro Valdés, subordinado del Che durante la guerra de guerrilla, fue puesto a cargo del G-2, un cuerpo organizado según el modelo de la Cheka. Angel Ciutat, un veterano de la Guerra Civil española enviado a los soviets que había estado muy próximo a Ramón Mercader, el asesino de Trotsky, y que más tarde cultivó la amistad del Che, desempeñó un papel clave en la organización del sistema, junto con Luis Alberto Lavandeira, quien había desempeñado el cargo de supervisor en La Cabaña.

El propio Guevara se hizo cargo del G-6, el cuerpo encargado de adoctrinar ideológicamente a las fuerzas armadas.

La oportunidad perfecta

La invasión de Bahía Cochinos, respaldada por Estados Unidos en abril de 1961, se convirtió en la ocasión perfecta para consolidar el nuevo Estado policial, con el arresto de decenas de miles de cubanos y una nueva serie de ejecuciones. Tal como Guevara le dijo al embajador soviético Sergei Kudrivtsev, los contrarrevolucionarios jamás volverían "a alzar la cabeza".

"Contrarrevolucionario" es el término que se aplicaba a cualquiera que se apartara del dogma. El sinónimo comunista de "hereje". Los campos de concentración eran una de las formas que el poder dogmático empleaba para eliminar el disenso. La historia atribuye al general español Valeriano Weyler, capitán general de Cuba a fines del siglo XIX, haber empleado por primera vez el término "concentración" para describir la política de cercar las masas de potenciales opositores con alambres de púas y empalizadas. Qué adecuado resulta que los revolucionarios cubanos retomaran esa tradición autóctona más de medio siglo más tarde.

Al principio, la revolución movilizó voluntarios para construir escuelas y trabajar en puertos, plantaciones y fábricas; exquisitas oportunidades para fotos del Che estibador, el Che recolector de caña, el Che obrero textil. Pero no transcurrió mucho tiempo para que el trabajo voluntario se hiciera un poco menos voluntario: el primer campo de trabajos forzosos, Guanahacabibes, se estableció en el oeste de Cuba a fines de 1960. Así es como el Che explicó la función que cumplía este método de reclusión: "A Guanahacabibes se manda a la gente que no debe ir a la cárcel, la gente que ha cometido faltas a la moral revolucionaria de mayor o menor grado... Es trabajo duro, no trabajo bestial".

Este campo fue el precursor del posterior confinamiento sistemático, que empezó en 1965 en la provincia de Camagüey, de disidentes, homosexuales, católicos, testigos de Jehová, sacerdotes afro-cubanos y otra escoria semejante, bajo el estandarte de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción. Apiñados en ómnibus y camiones, los "ineptos" eran transportados a punta de pistola a los campos de concentración organizados según el modelo de Guanahacabibes. Algunos nunca regresarían, otros serían violados, golpeados o mutilados; y casi todos quedarían traumatizados de por vida, tal como lo reveló al mundo un par de décadas atrás el desgarrador documental de Néstor Almendros, Improper Conduct.

Así, la revista Time tal vez no dio del todo en el blanco en agosto de 1960, al describir la división del trabajo de la revolución en una nota de tapa que asignaba al Che Guevara la función de "cerebro" y a Fidel Castro el "corazón" y a Raúl Castro el "puño". Pero esa interpretación reflejaba el rol crucial desempeñado por Guevara en la transformación de Cuba en un bastión del totalitarismo.

El Che era un candidato improbable a la pureza ideológica, dado su espíritu bohemio, pero durante los años de entrenamiento en México y el siguiente período de lucha armada en Cuba emergió como el ideólogo comunista infatuado con la Unión Soviética, para gran incomodidad de Castro y de otros que eran esencialmente oportunistas dispuestos a usar los medios que fueran necesarios para llegar al poder. Cuando los revolucionarios en ciernes fueron arrestados en México en 1956, Guevara fue el único que admitió que era comunista y que estaba estudiando ruso. Durante la lucha armada en Cuba, forjó una fuerte alianza con el Partido Socialista Popular (el partido comunista de la isla) y con Carlos Rafael Rodríguez, un elemento clave de la conversión al comunismo del régimen de Castro.

Esta tendencia al fanatismo convirtió al Che en un eje vital de la "sovietización" de esa revolución que tantas veces se había jactado de su carácter independiente.

Al borde de la guerra

Muy pronto después de que los barbudos llegaron al poder, Guevara tomó parte de las negociaciones con Anastas Mikoyan, el viceprimer ministro soviético que visitó Cuba. Se le confió la misión de promover las negociaciones cubano-soviéticas durante una visita a Moscú a fines de 1960. Su segundo viaje a Rusia, en agosto de 1962, fue aún más significativo, porque selló el pacto que convertiría a Cuba en una cabeza de playa nuclear soviética. Se reunió con Khrushchev en Yalta para ultimar detalles de una operación que ya se había iniciado y que involucraba la instalación de cuarenta y dos misiles soviéticos, la mitad de los cuales estaban equipados con cabezas nucleares, así como lanzamisiles y 42 mil soldados. Tras presionar a sus aliados soviéticos con el riesgo de que los Estados Unidos se enteraran de lo que estaba ocurriendo, Guevara consiguió que le garantizaran la intervención de la marina
soviética. En otras palabras, que Moscú estaba dispuesto a ir a la guerra.

Según la biografía de Guevara escrita por Philippe Gavi, el revolucionario había alardeado de que "por defender sus principios, este país está dispuesto a arriesgarlo todo en una guerra atómica inimaginablemente destructiva".

Inmediatamente después de que terminó la crisis misilística cubana -cuando Khrushchev renegó de la promesa hecha en Yalta y negoció un acuerdo con Estados Unidos a espaldas de Castro, que incluía el retiro de los misiles estadounidenses de Turquía-, Guevara le dijo a un diario comunista británico: "Si los misiles hubieran permanecido en Cuba, los hubiéramos usado, dirigiéndolos hacia el corazón mismo de los Estados Unidos, incluyendo Nueva York, para defendernos de la agresión". Y un par de años más tarde, en las Naciones Unidas, fue fiel a sus principios: "Como marxistas, hemos mantenido que la coexistencia pacífica entre naciones no incluye la coexistencia entre explotadores y explotados".

Guevara se distanció de la Unión Soviética en los últimos años de su vida. Lo hizo por razones erróneas, acusando a Moscú de ser demasiado blanda ideológica y diplomáticamente, por hacer demasiadas concesiones. En octubre de 1964, un memorando escrito por Oleg Daroussenkov, un funcionario soviético cercano al Che, cita estas palabras de Guevara: "Pedimos armas a los checos; nos rechazaron. Después se las pedimos a los chinos; dijeron que sí pocos días después, y ni siquiera nos cobraron, diciendo que no se le venden armas a un amigo".

En realidad, Guevara estaba resentido por el hecho de que Moscú les pedía a los otros miembros del bloque comunista, incluyendo Cuba, algo a cambio de la colosal ayuda y el respaldo político que les prestaba.

Su ataque final contra Moscú se produjo en Argel, en febrero de 1965, en una conferencia internacional, donde acusó a los soviéticos de haber adoptado la "ley del valor", es decir, el capitalismo. Su ruptura con los soviéticos, en suma, no fue un grito de libertad. Fue un aullido al estilo de Enver Hoxha exigiendo la subordinación total de la realidad a una ciega ortodoxia ideológica.

El Che, antítesis brutal de Alberdi

El gran revolucionario tuvo una posibilidad de poner en práctica su visión económica -su idea de justicia social- como director del Banco Nacional de Cuba y del Departamento de Industria del Instituto Nacional de Reforma Agraria a fines de 1959, y desde principios de 1961, como ministro de Industria. El período en el que Guevara estuvo a cargo de casi toda la economía cubana fue testigo del colapso casi total de la producción azucarera, el fracaso de la industrialización y la introducción del racionamiento en el que había sido uno de los cuatro países latinoamericanos más exitosos en el terreno económico desde antes de la dictadura de Batista.

Su período al frente del Banco Nacional, durante el que imprimió billetes firmados "Che", ha sido resumido así por su segundo, Ernesto Betancourt: "Encontré en el Che una ignorancia absoluta de los principios más elementales de la economía". La capacidad de percepción de Guevara con respecto a la economía mundial fue célebremente expresada en 1961, durante una conferencia hemisférica en Uruguay, donde predijo un crecimiento del 10% en Cuba "sin ningún temor", y para 1980, un ingreso per cápita mayor que el de "Estados Unidos hoy". De hecho, para 1997, el trigésimo aniversario de su muerte, los cubanos vivían con una dieta de dos kilos de arroz y medio kilo de porotos por mes, 120 gramos de carne dos veces al año, 120 gramos de pasta de soja por semana y cuatro huevos por mes.

La reforma agraria les quitó la tierra a los ricos, pero se la dio a los burócratas, no a los campesinos. (El decreto fue redactado en la casa del Che.) En nombre de la diversificación, el área cultivada se redujo, y la mano de obra fue derivada a otras actividades. El resultado fue que entre 1961 y 1963, la cosecha se redujo a la mitad, apenas 3,8 millones de toneladas métricas. ¿Este sacrificio fue justificado por el progreso de la industrialización en Cuba? Desafortunadamente, Cuba no disponía de materias primas para la industria pesada y, como consecuencia de la redistribución revolucionaria, no tenía una moneda sólida para comprarlas y tampoco tenía siquiera productos básicos.

Para 1961, Guevara tenía que dar incómodas explicaciones a los funcionarios del gobierno: "Nuestros camaradas técnicos de las empresas han fabricado una pasta dentífrica que es tan buena como la anterior, limpia lo mismo, aunque al cabo de un tiempo se convierte en piedra".

Para 1963, se abandonaron todas las esperanzas de industrializar Cuba, y la revolución aceptó su rol de abastecedor colonial de azúcar del bloque soviético a cambio de petróleo para cubrir sus necesidades y revender a otros países. Durante las tres décadas siguientes, Cuba sobreviviría gracias a un subsidio soviético que oscilaba entre unos 65.000 y 100.000 millones de dólares.

Tras haber fracasado como héroe de la justicia social, ¿Guevara se merece un lugar en los libros de historia como genio de la guerra de guerrillas? Su mayor logro militar en la lucha contra Batista -la captura de la ciudad de Santa Clara después de haber emboscado un tren cargado de refuerzos- ha sido seriamente cuestionado. Numerosos testimonios indican que el comandante del tren se rindió de antemano, tal vez después de aceptar un soborno.

Inmediatamente después del triunfo de la revolución, Guevara organizó ejércitos guerrilleros en Nicaragua, la República Dominicana, Panamá y Haití, todos los cuales fueron aplastados. En 1964, envió a la muerte al revolucionario argentino Jorge Ricardo Masetti, convenciéndolo de que debía lanzar un ataque contra su país natal desde Bolivia, justo en el momento en que se había restaurado en la Argentina la democracia representativa.

Particularmente desastrosa fue la expedición al Congo en 1965. Guevara apoyó a dos rebeldes -Pierre Mulele en el Oeste y Laurent Kabila en el Este- en su lucha contra el perverso gobierno congoleño, apoyado por Estados Unidos, así como por mercenarios sudafricanos y exiliados cubanos. Guevara pasó la mayor parte de 1965 ayudando a los rebeldes en el Este, antes de abandonar el país ignominiosamente. Luego, muy pronto, Mobutu llegó al poder e instaló una tiranía que duró décadas.

Desastre en Bolivia

En Bolivia, el Che fue derrotado nuevamente, y por última vez. Interpretó erróneamente la situación local. La reforma agraria se había realizado años atrás, el gobierno había respetado a muchas de las instituciones de las comunidades campesinas, y el ejército, a pesar de su nacionalismo, mantenía proximidad con los Estados Unidos. "Las masas campesinas no nos ayudan nada", fue la melancólica conclusión que Guevara consignó en su diario de Bolivia. Peor aún, Mario Monje, el líder comunista local, que no tenía estómago para la guerra de guerrillas después de haber sido humillado en las elecciones, condujo a Guevara a un lugar vulnerable en el sudeste del país. Las circunstancias de la captura del Che en el barranco Yuro fueron, como casi toda la expedición a Bolivia, cosas de amateur.

Guevara era sin duda audaz y valeroso, y rápido para organizar la vida sobre una base militar en los territorios bajo su control, pero no era el general Giap. Su libro "Guerra de guerrillas" enseña que las fuerzas populares pueden derrotar a cualquier ejército, que no es necesario esperar las condiciones adecuadas porque un foco insurreccional (o un pequeño grupo de revolucionarios) pueden crear esas condiciones, y que la lucha debe desarrollarse primordialmente en zonas rurales. Sin embargo, el ejército de Batista no era un ejército, sino una corrupta banda de matones sin motivación y con poca organizació n, y los focos guerrilleros, con la excepción de Nicaragua, terminaron con los foquistas reducidos a cenizas.

En las últimas décadas del siglo XIX, la Argentina tenía el segundo índice de crecimiento del mundo. En la década de 1890, el ingreso real de sus trabajadores era mayor que el de los trabajadores suizos, alemanes y franceses. En 1928, el país ocupaba el lugar número doce en el mundo por su PBI per cápita. Ese logro, que las generaciones siguientes arruinarían, se debía en gran medida a Juan Bautista Alberdi. Al igual que Guevara, a Alberdi le gustaba viajar: recorrió a pie las pampas y los desiertos del Norte a los 14 años, hasta llegar a Buenos Aires. Al igual que Guevara, Alberdi se opuso a un tirano, Juan Manuel de Rosas.

Al igual que Guevara, Alberdi tuvo la oportunidad de ejercer influencia sobre un líder revolucionario en el poder. Justo José de Urquiza, que derrocó a Rosas en 1852. Y, al igual que Guevara, Alberdi representó al nuevo gobierno viajando por el mundo, y murió en el extranjero. Pero a diferencia del antiguo y nuevo mimado de la izquierda, Alberdi jamás mató una mosca. Su libro "Bases y puntos de partida para la organización de la República Argentina" fue el cimiento de la Constitución de 1853, que limitó el gobierno, abrió el comercio, estimuló la inmigración y garantizó el derecho de propiedad, inaugurando así un período de 70 años de asombrosa prosperidad. No se entrometió en los asuntos de otras naciones, oponiéndose a la guerra contra Paraguay. Su imagen no adorna el abdomen de Mike Tyson.

dijous, 4 d’agost de 2005

Steven Vincent, el periodista incòmode

Steven VincentSteven Vincent, el periodista independent i crític d'art nord-americà assassinat dimarts a la nit a Bàssora, no rebrà gaires homenatges ni reconeixements de part de l'establishment periodístic. El conflicte de l'Iraq a través dels seus articles o del seu blog no responen a la visió "políticament correcte" que domina la majoria dels nostres mitjans de comunicació.

Vincent, que es va negar sempre a portar escolta i que només anava acompanyat de la seva intèrpret, el van cosir a trets just després de publicar al "New York Times" un article en el que acusava el clergue xiïta, Moqtada al-Sadr, de manipular els xiïtes de Bàssora i d'incitar-los a la radicalització. Havia escrit un llibre sobre l'Iraq ("In the Red Zone") i n'estava preparant un altre sobre la ciutat de Bàssora, on vivia des de feia dos mesos.

Steven Vincent era un periodista que no qualificava els assassins iraquians de "resistents" i que s'oposava a la manipulació orwelliana de les paraules. Ho explicava en una entrevista que va concedir a Frontpagemag.com, el passat mes de desembre:
Words matter. Words convey moral clarity. Without moral clarity, we will not succeed in Iraq. That is why the terms the press uses to cover this conflict are so vital. For example, take the word “guerillas.” As you noted, mainstream media sources like the New York Times often use the terms “insurgents” or “guerillas” to describe the Sunni Triangle gunmen, as if these murderous thugs represented a traditional national liberation movement. But when the Times reports on similar groups of masked reactionary killers operating in Latin American countries, they utilize the phrase “paramilitary death squads.” Same murderers, different designations. Yet of the two, “insurgents”—and especially “guerillas”—has a claim on our sympathies that “paramilitaries” lacks. This is not semantics: imagine if the media routinely called the Sunni Triangle gunmen “right wing paramilitary death squads.” Not only would the description be more accurate, but it would offer the American public a clear idea of the enemy in Iraq. And that, in turn, would bolster public attitudes toward the war.

Supporters of the conflict in Iraq bear much blame for allowing the terminology—and, by extension, the narrative—of events to slip from our grasp and into the hands of the anti-war camp. Words and ideas matter. Instead of saying that the Coalition “invaded” Iraq and “occupies” it today, we could more precisely claim that the allies liberated the country and are currently reconstructing it. More than cosmetic changes, these definitions reflect the nobility of our effort in Iraq, and steal rhetorical ammunition from the left.

The most despicable misuse of terminology, however, occurs when Leftists call the Saddamites and foreign jihadists “the resistance.” What an example of moral inversion! For the fact is, paramilitary death squads are attacking the Iraqi people. And those who oppose the killers--the Iraqi police and National Guardsmen, members of the Allawi government, people like Nour—they are the “resistance.” They are preventing Islamofascists from seizing Iraq, they are resisting evil men from turning the entire nation into a mass slaughterhouse like we saw in re-liberated Falluja. Anyone who cares about success in our struggle against Islamofascism—or upholds principles of moral clarity and lucid thought—should combat such Orwellian distortions of our language.
La causa de la veritat avui està de dol.

dimecres, 3 d’agost de 2005

Ho sento, però no hi ha escalada de pèrdues nord-americanes a l'Iraq

En una setmana, l'exèrcit nord-americà a l'Iraq ha perdut 24 homes, 14 dels quals de cop per l'explosió d'una mina. El considerable impacte mediàtic d'aquests fets era inevitable, però no ho era la seva errònia contextualització. Ho explica amb detall Ludovic Monnerat:
"Si l'on considère les pertes subies par les forces armées américaines en Irak, on constate que les chiffres de juillet 2005 et juillet 2004 sont identiques (54 morts, sans entrer dans le détail des causes), et eux-mêmes très proches de ceux de juillet 2003. Il n'y a pas d'escalade des pertes américaines, et celles-ci sont insuffisantes pour avoir un effet décisif à court ou même moyen terme. Le fait qu'elles aient lieu davantage dans l'ouest du pays qu'au centre montre en revanche l'évolution des conflits, et l'importance pour l'insurrection de défendre ses lignes de communications et ses bases arrières."
Un tema diferent és analitzar si el nombre de pèrdues es desproporcionat al nombre d'efectius desplegats. Monnerat n'ofereix una explicació:
Un autre élément doit être pris en considération : les pertes subies par les Marines sont disproportionnées, avec 29% de soldats tués contre 17% des effectifs. Pour quelles raisons? Premièrement, les Marines emploient des tactiques davantage offensives et moins conventionnelles que l'US Army, car leur compréhension des conflits de basse intensité est à la fois plus profonde et plus ancienne, et ils sont plus souvent en contact avec l'ennemi. Deuxièmement, leur équipement reste mal adapté aux opérations en milieu urbain et désertique, ce qui finalement n'est pas très étonnant de la part d'une force amphibie. Les 14 Marines tués dans un seul char amphibie, hier, auraient probablement été moins nombreux à périr s'ils avaient été à bord de 2 véhicules blindés de type Bradley. Ce qui rappelle à quel point des formations militaires structurées et articulées autour d'un équipement organique, et non reconfigurées et rééquipées en fonction de la mission, offrent des vulnérabilités aux adversaires asymétriques.

Les altres bones notícies de l'Iraq

L'amic Chrenkoff no està sol en la tasca de recopilar les bones notícies de l'Iraq. També ho fa "The Brookings Institution". El seu últim informe té la virtut de resumir estadísticament totes les dades sobre la situaciò a l'Iraq des de la guerra fins el mes de juny d'aquest any.

Algunes de les moltes dades que dóna són aquestes: el nombre total d'insurgents morts o detinguts s'eleva a 43.000. El PIB ha passat dels 18.400 milions de dòlars del 2002, abans de la guerra, als 21.100 milions de dòlars el 2004. L'electricitat generada abans de la guerra al conjunt de l'Iraq era de 3.985 Megawatts, ara és de 4.642. L'atur era al juny del 2003 del 50-60% de la població, ara oscil·la entre el 27-40%. El nombre de telèfons ha passat de 833.000 abans de la guerra (no hi havia mòbils) a 3.801.822 (una tercera part mòbils) d'ara. Les subscripcions a Internet eren unes 4.500 abans de la guerra i ara superen les 147.000. El nombre de teelvisions o diaris comercials i independents era 0 abans dela guerra, ara hi ha 29 cadenes de TV i 170 diaris. Abans de la guerra hi ha havia 3,6 milions de nens escolaritzats, a finals del curs 2003-2004 n'hi havia 4,3 milions. El tràfic de cotxes s'ha multiplicat per cinc entre bans de la guerra i ara.

No us perdeu la lectura de l'informe. Només són 41 pàgines.

Un promotor de màrtirs presideix l'Iran

Mahmud AhmadinejadEl nou president de l’Iran, Mahmud Ahmadinejad, en el seu primer discurs oficial ha demanat "l'eliminació de les armes de destrucció massiva al món" perquè "amenacen la humanitat". Curiosa demanda en un moment en que el seu país acaba d'anunciar la represa de les activitats nuclears i curiosa també perquè, fa pocs dies, Ahmadinejad va lloar personalment les operacions de martiri, és a dir, dels atemptats terroristes que, com els de Nova York, Madrid o Londres, estan sent de moment les armes de destrucció massiva realment existents.
En un discurs retransmès per la televisió iraniana el 25 juliol passat, Ahmadinejad va dir:
“L’art assoleix la perfecció quan retrata la millor vida i la millor mort. Després de tot, l’art et diu com has de viure. Aquesta és l’essència de l’art. Existeix un art que sigui més bell, més diví i més etern que l’art del martiri? Una nació amb martiri no coneix la captivitat. Aquells que desitgen minar aquest principi i soscaven els fonaments de la nostra independència i seguretat nacional, soscaven el fonament de la nostra eternitat” (...) “El missatge de la revolució islàmica es global i no està limitat a un lloc o temps específic. És un missatge humà, i aquest avançarà.” (...) “No en tingueu cap dubte... Què ens llega Alà? Què conquerirà l’Islam? Conquerirà tots els cims de les muntanyes del món”.
Vegeu el vídeo de la seva intervenció, clicant aquí.
Llegiu les paruales d’Ahmadineja i altres sobre el martiri, clicant aquí.
(Vía MEMRI)

Als fills dels rebels del 68 no els agrada el mes de maig

La generació dels fills dels rebels del maig del 68 comença a passar comptes a la ideologia dels seus pares. No són d'esquerres, ni tampoc religiosos o ultraconservadors. En tot cas es declaren liberals o neoconservadors. D'altres no volen etiquetes. Però tots retreuen a les idees del 68 el menyspreu pel treball, l'eficència o la puntualitat, o la degradació de les relacions familiars. En concret, creuen que l'antiautoritarisme del 68 ha influit en fenòmens com la perllongació de l'adolescència, la reticència a tenir fills o al fet que molts pares eludeixin el conflcte amb els seus fills. També creuen que les medalles que els rebels del 68 es van posar en els aspectes de l'alliberament de la dona o la revolució sexual, són exagerats i que s'haurien produit igual o, fins i tot, millor sense el seu llast ideològic. També critiquen que sempre vagin a la contra, que siguin antitot, anticapitalistes, antiamericans i antisemites.

VIA FORA! publica íntegrament un article de La Vanguardia sobre el tema.

dilluns, 1 d’agost de 2005

Una foto que val més que mil paraules

Moratinos esperant inútilmentGadaffi va deixar plantat durant 10 hores el ministre espanyol d'afers estrangers, Miguel Ángel Moratinos. Paciència, noi, que la diplomàcia no és el fort dels Gadaffi, Chavez o Castro!. Sort que són els nostres aliats, que si no...
(Gràcies BARCEPUNDIT)