Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 31 de juliol de 2013

Sobre la consulta

ENRIC GONZÁLEZ.- El referéndum consagraría, como dice la propaganda del nacionalismo catalán, el «derecho a decidir». Eso me gusta. Me gustaría que el derecho a decidir fuera completo, porque entonces no tendría dudas sobre mi voto (elijo ser canadiense), pero poder optar entre España y Cataluña tiene su interés.

Ignoro aún qué votaría. Dependería de las condiciones objetivas o, para ser más claro, de lo que ofrecieran unos y otros. Ya he dicho que soy catalán y por lo tanto pesetero, interesado, gorrón, insolidario y refractario a la «marca España»; es más, reconozco que cuando se enfrentan las selecciones de España e Italia, voy con Italia. En resumen, un catalán de mierda. Por otra parte, fui educado en la devoción a la defensa de Madrid (hablo de la Guerra Civil, no del Bernabéu), escribo casi siempre en lengua castellana y cuando se enfrentan las selecciones de España y Alemania, voy con España.

Sospecho que, si me dieran la oportunidad, votaría por España. Porque siento que la caspa inagotable de ese país es un poco mía, porque siento que su desgracia es también la mía, porque no me fío de los míos más que de los otros, porque no es elegante abandonar un barco que zozobra (y menos en una lancha de fortuna), porque prefiero seguir quejándome y porque, pudiendo elegir, parece tonto quedarse con lo que uno ya es. Sospecho que me convertiría en español por elección, un español mucho más español que los españoles por casualidad.

Evidentemente, preferiría que ganara la independencia. Sería la forma más cómoda de vivir de una puta vez y para siempre en el extranjero.


FRANCESC DE CARRERAS.- Es posible llegar a un acuerdo en celebrar un referéndum consultivo en Catalunya de acuerdo con el art. 92 de la Constitución. Creo que Rajoy haría bien en coger al vuelo la propuesta de Mas y poner manos a la obra. Son tantos los argumentos para decir no a la independencia que es imposible que una sociedad como la catalana, compuesta en su mayoría por personas razonables, escoja una vía que tanto la va a perjudicar.

Lo que falta es debate y razones. Los medios de comunicación públicos catalanes, y algunos privados, sólo dan voz a una parte, a los partidarios de la independencia. Por algo será, señal que tienen miedo a las razones del contrario. En cuanto se escuchen estas otras razones sucederá lo mismo que en Escocia y antes en Quebec. Para abrir este debate es necesario que los catalanes, todos, se tomen la cuestión en serio: sepan lo que vale un peine. Sólo será así cuando se vean abocados a votar en las urnas. Son muchos los que deseamos votar no a la independencia, pero queremos votar. Rajoy es prudente pero escasamente audaz. Estamos en la hora de la audacia, no sólo de la prudencia.


I n'hi ha que comencen a veure la llum quan ja no tenen càrrecs. L'exconseller socialista Joaquim Nadal, ha assegurat que "no sóc un traïdor", després de les crítiques rebudes perquè liderarà el pacte de Girona pel dret a decidir. (...) I és que li han dit que amb aquest tipus de "gestos" té opcions de "rehabilitar-se políticament un cop siguem un Estat".

dimecres, 24 de juliol de 2013

L'única pàtria que conec

Les tres revolucions d'Egipte

The first revolution was the Egyptian people and the Egyptian military toppling President Hosni Mubarak and installing the former defense minister, the aging Field Marshal Mohamed Hussein Tantawi, as the de facto head of state. Tantawi and his colleagues proved utterly incompetent in running the nation and were replaced, via a revolutionary election, by the Muslim Brotherhood’s party, led by President Mohamed Morsi. He quickly tried to consolidate power by decapitating the military and installing Brotherhood sympathizers in important positions. His autocratic, noninclusive style and failed economic leadership frightened the Egyptian center, which teamed up last month with a new generation of military officers for a third revolution to oust Morsi and the Brotherhood.

To put it all in simpler terms: Egypt’s first revolution was to get rid of the dead hand, the second revolution was to get rid of the deadheads and the third revolution was to escape from the dead end.

The first revolution happened because a large number of mostly non-Islamist Egyptian youths grew fed up with the suffocating dead hand of the Mubarak era — a hand so dead that way too many young Egyptians felt they were living in a rigged system, where they had no chance of realizing their full potential, under a leader with no vision. After some 30 years of Mubarak’s rule and some $30 billion in American aid, roughly one-third of Egyptians still could not read or write.

The generals who replaced Mubarak, though, were deadheads not up to governing — so dead that many liberal Egyptians were ready to vote for the Muslim Brotherhood’s Morsi over a former Mubarak-era general in the June 2012 election. But Morsi proved more interested in consolidating the Brotherhood’s grip on government rather than governing himself, and he drove Egypt into a dead end — so dead that Egyptians took to the streets on June 30 and virtually begged the military to oust Morsi. / Thomas L. Friedman (The New York Times)

Maduro podria no ser veneçolà sinó colombià

          ELISABET SABARTÉS/La Vanguardia
Guillermo Cochez es un diplomático panameño que fue embajador de su país ante la Organización de Estados Americanos. Desde ese puesto criticó la rapidez con que su secretario general, José Miguel Insulza, aceptó que el régimen venezolano considerara presidente a Hugo Chávez a pesar de no haber podido jurar su cargo por estar enfermo.

Usted sostiene que Nicolás Maduro no nació en Venezuela.

En los próximos días haremos público el certificado de nacimiento de Nicolás Maduro. Sostenemos que es colombiano. Maduro nunca ha probado haber nacido en Venezuela, pero hay muchos más indicios. El diario El Tiempo de Bogotá investigó el caso: la madre y todos los hermanos de Maduro nacieron en Cúcuta (capital del departamento colombiano Norte de Santander); sus compañeros de escuela recuerdan perfectamente cuando jugaban a fútbol y estudiaban con él en esa ciudad. La cadena de radio RCN también indagó y aportó los testimonios de sus vecinos, que lo recuerdan perfectamente de niño.

Maduro ha dicho que creció en los barrios de Caracas...

Eso ha dicho, pero nadie le recuerda en esos lugares.

Com es va pacificar Europa?

PETER FROST.- El último milenio ha visto tres tendencias superpuestas en las sociedades occidentales con respecto a la violencia fuera de la ley. La primera comenzó en el siglo XII con el auge de los estados fuertes y una creciente determinación, con el consentimiento de la Iglesia, de castigar al “malvado” de forma que el “bueno” pueda vivir en paz. Para el fin de la edad media, los tribunales estaban condenando a muerte a entre el 0.5 y el 1% de todos los hombres de cada generación, con un igual número muriendo mientras aguardaban juicio. En correspondencia, se estaba dando un cambio en el ambiente cultural. El macho violento pasó de héroe a villano. Incluso si no lo pagaba con la pena última, sus oportunidades para el avance social estaban ahora mucho más limitadas.

La segunda tendencia fue una firme caída en la tasa de homicidios a lo largo de la mayor parte de Europa occidental. En Inglaterra, esta tasa cayó como cien veces entre los siglos XII y XIX (Eisner, 2001).

La tercera comenzó en el siglo XVII con la creciente negativa de los tribunales a imponer la pena de muerte. Entonces, desde mitad del siglo XVIII en adelante, un país detrás de otro empezó a limitar la pena de muerte o a abolirla del todo.

Estas tres tendencias estaban interrelacionadas. La primera de ellas, la “guerra al asesinato”, tuvo un gran éxito. La fuente de hombres violentos se secó hasta el punto de que la mayoría de los asesinatos ocurrían sólo bajo condiciones de stress extremo, celos o intoxicación. La violencia cesó de ser un modo socialmente aprobado de ganar prestigio y hacer avanzar los intereses personales. Se convirtió en una marca de vergüenza, condenando a los culpables a los márgenes de la sociedad, si no a las galeras. La pena de muerte se volvió menos necesaria a medida que se empleó más. / Segiu llegint

La corrupció a la sanitat catalana explicada en 15 minuts

divendres, 19 de juliol de 2013

Desembarcarà el PSOE a Catalunya?

FRANCESC DE CARRERAS.- En un mitin de fin de campaña, Montilla le dijo a Zapatero: “José Luis, te queremos mucho, pero aún queremos más a Catalunya”. Cuando uno adopta el lenguaje del adversario, expresando ese amor a una comunidad imaginaria propia de los nacionalistas, es que ha renunciado, quizá sin saberlo, a sus principios y, por supuesto, a convencer a sus votantes. Por este camino anduvo el PSC y así está ahora. Pero en lugar de aprender la lección y rectificar el rumbo, su actual primer secretario, Pere Navarro, acentúa todavía más las diferencias y pretende que los diputados de su partido en el Congreso no estén sometidos a la disciplina de voto en el grupo parlamentario.

Rubalcaba, un líder cada vez más cuestionado, accedió en principio a las peticiones del PSC pero, bajo presión de sus principales barones territoriales, ha debido rectificar. El nuevo protocolo que debía regular las relaciones PSOE-PSC se ha aplazado. En su lugar se ha aprobado un Comité Permanente de Relación Política, es decir, se ha institucionalizado lo que tácitamente ya existía. Las cosas, pues, están como estaban.

El problema del PSC en Catalunya es que, para complacer a su ala nacionalista, se ha situado en tierra de nadie y va camino de perderlo todo. Hasta sus adversarios –CiU y ERC– se alegran de sus posiciones frente al PSOE. En cambio, la mayoría de sus habituales votantes están desconcertados porque cuando se disponen a depositar su papeleta en las urnas no saben ni a quiénes votan ni qué es lo que votan. ¿Votan al PSC, votan al PSOE?

dimarts, 16 de juliol de 2013

dilluns, 15 de juliol de 2013

Llista d'alts càrrecs de la Junta imputats pels ERO fraudulents

Consejeros de la Junta

Magdalena Álvarez: ex ministra de Fomento, ex consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía entre 1994 y 2004 y actual vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI)

Antonio Fernández: ex consejero de Empleo de la Junta de Andalucía entre 2004 y 2010. Antes, desde 1995, ocupó el cargo de viceconsejero en este área y, desde el año 2000, la vicepresidencia del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) que otorgaba las ayudas.

Viceconsejeros de la Junta

José Salgueiro: ex viceconsejero de Economía y Hacienda de la Junta entre 1990 y 2004

Antonio Vicente Lozano Peña: viceconsejero de Presidencia de la Junta y ex director general de Presupuestos entre 2002 y 2009

Justo Mañas: ex viceconsejero de Empleo de la Junta entre 2010 y 2012

Gonzalo Suárez: ex viceconsejero de la consejería de Ciencia, empresa e Innovación de la Junta

Jesús María Rodríguez Román: ex viceconsejero de Ciencia, Empresa e Innovación de la Junta

Agustín Barberá: ex viceconsejero de Empleo entre 2004 y 2010 y número 2 de Antonio Fernández.

Interventores

Manuel Gómez Martínez: ex interventor general de la Junta de Andalucía

Juan Luque: interventor delegado de Empleo desde 2008

Secretarios Generales Técnicos de Consejerías

Antonio Estepa Giménez: ex secretario general técnico de la Consejería de Hacienda

Juan Francisco Sánchez García: ex secretario general técnico de la Consejería de Empleo entre 2000 y 2004

Javier Aguado Hinojal: ex secretario general técnico de la Consejería de Empleo entre 2004 y 2008

Lourdes Medina Varo: ex secretaria general técnico de la Consejería de Empleo entre 2008 y 2012

Directores Generales

Buenaventura Aguilera Díaz: ex director general de Presupuestos de la Junta desde 2009

Miguel Ángel Serrano, Jacinto Cañete, Antonio Valverde, Antonio Lara y Francisco Mencía: todos ellos ex directores generales del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) o la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), organismo que sustituyó al IFA.

Francisco Javier Guerrero: ex director general de Empleo de Andalucía entre 1999 y 2008 y encargado de firmar los expedientes de las ayudas de los ERE

Juan Márquez: ex director general de Empleo entre 2009 y 2010 con Antonio Fernández como consejero.

Daniel Rivera: ex director general de Empleo desde 2010 hasta su cese en 2012

Pablo Millán y Juan Vela: ex directores de Finanzas del IFA

Delegados provinciales de la Junta de Andalucía

Juan Rodríguez Cordobés y Antonio Rivas: exdelegados de Empleo de Sevilla

Los más destacados de los restantes

Carlos Leal Bonmati: director del bufete de abogados sevillano Estudios Jurídicos Villasis

Juan Francisco Trujillo: fue durante nueve años el chófer de Francisco Javier Guerrero

Juan Lanzas: el exsindicalista de UGT y "conseguidor" de los ERE.También están imputadas la esposa, la cuñada y la suegra de Lanzas.

Ismael Sierra: cuñado de Lanzas

Antonio Albarracín: ex director general de Vitalia, consultora que habría recibido comisiones como mediadora en los ERE

Eduardo Pascual y María Vaqué: exadministradores de Vitalia

José González Mata: dueño de la consultora Uniter, que obtuvo comisiones.

Eduardo Leal del Real: testaferro del caso de los ERE

Juan Francisco Algarín: testaferro del caso de los ERE

Y hasta 93, el resto
(Via)

divendres, 12 de juliol de 2013

La Tunisia laica no s'arronsa



Diada nacional del petó. D'aquesta manera, a través de Facebook, milers de joves tunisians es van concetrar en una plaça de la capital per a petonejar-se públicament.

dijous, 11 de juliol de 2013

La nòmina multimilionària d'Adolf Todó



El web Directa publica l'exclusiva amb aquestes paraules:
"Fem públic el document sota clàusula de confidencialitat del Consell d'Administració de Caixa Catalunya amb data de 26 de març de 2008. Hi consta l'acord que garantia un sou mínim de 600.000 euros anuals per Adolf Todó –que l'any següent es va incrementar fins els 800.000 euros– i que, sumat a les condicions de jubilació i a diversos plusos i dietes, suposava que al llarg de 7 anys el seu compte corrent es veuria incrementat en un volum de 20 milions d'euros.

En aquella reunió, presidida per Narcís Serra, es va advertir a tothom que el contingut de l'acta era "de caràcter confidencial a tots els efectes". Abans de prendre la decisió es va encarregar un informe a Hay Ibérica SA, una consultora externa experta "en recursos humans i retribució a directius". El raonament emprat per dotar d'una nòmina tan elevada a Todó fou que, segons Hay Ibérica SA, la mitjana de sou dels alts directius d'empresa és de 699.000 euros anuals.

No es fa cap referència, però, a la delicadíssima situació financera de l'entitat i a l'agreujament del context de crisi econòmica.Tampoc es parla de l'esclat de la bombolla immobiliària, una circumstància oficialment reconeguda per aquelles dates. El que més sorprèn de l'acta que avui coneixem és el nom de tots i cadascun dels sotasignants que amb el seu vot van segellar la nòmina multimilionària.

En nom de CiU hi va assistir Estanis Felip i Montsonís, pel PSC Joan Echániz i Sans, i per ICV hi era present Maties Vives i March. CCOO estava representada per Josep Alonso i Roca i per Genís Garriga i Bacardí, i per la UGT sotasigna l'acta Sara Cardona i Raso. Els contractes es van aprovar per unanimitat, i no hi consta cap vot particular. Oficialment no tenien un sou, però les dietes per assistir a les reunions del consell d'administració pujaven als 40.000 euros per persona i any, que també rebien els representants de partits polítics i sindicats."

dilluns, 8 de juliol de 2013

Egipte avorta la deriva islamista

Els que confonen la democràcia -el poder de la majoria- amb la llibertat i l'Estat de Dret no poden entendre el que ha passat a Egipte. I això és així perquè conceben la democràcia com una finalitat -i no com un procediment- en que la voluntat de la majoria no només decideix qui governa sinó com governa.

Pel contrari, la democràcia liberal distingeix entre el procediment per canviar els governs sense violència a través de les urnes i la finalitat de l'Estat de Dret o Estat Constitucional que consisteix a impedir que el poder del govern depassi la frontera que garanteix els drets i llibertats dels ciutadans, especialment de la minoria.

Dit d'una altra manera, els democratistes o republicanistes creuen que la majoria a les urnes legitima el poder a aplicar el seu programa polític, sigui el que sigui. Liberals i constitucionalistes, pel contrari, pensen que la manera d'accedir al govern no modifica per ella mateixa la naturalesa del poder i que, per evitar derives autoritàries, el govern no ha de poder fer el que vulgui, tot i tenir l'aval de la majoria.

Els primers, doncs, primen qui ha de manar, mentre que els segons prioritzen com ha de governar. Aquesta distinció, aparentment academicista, confronta dues concepcions del poder, la llibertat i la democràcia, completament oposades.

La primera, concep el poder com un instrument revolucionari, de transformació social, que ha de permetre la construcció de la utopia. La segona, defensa que el govern no ha de dir a la gent com ha de viure ni que ha de creure i que el poder s'ha de limitar, d'una banda, a garantir els drets i llibertats dels ciutadans perquè puguin viure segons les seves conviccions i, de l'altra, a gestionar de la manera més escrupulosa els serveis comuns que la societat hagi delegat al govern.

De la mateixa manera que un Estat de Dret disposa de policia per reprimir la delinqüència, també disposa, o hauria de disposar, de mecanismes per impedir la deriva totalitària del govern. Això és el que va passar a Xile, on el Parlament va denunciar el trencament de la legalitat per part del govern d'Allende i va demanar la intervenció militar (llegir editorial de The Economist). La responsabilitat moral i penal de Pinochet no és per haver destituït Allende sinó per haver imposat una dictadura militar enlloc de restituir la normalitat constitucional.

A Xile, la crida a la intervenció militar es va fer per evitar que la democràcia derivés en una dictadura castrista. A Portugal, en canvi, els militars van donar un cop d'estat -"El cop d'Estat democràtic" del que parla Ozan O. Varol, al Havard International Law Journal- per derrocar la dictadura i instaurar la democràcia. Un any després de la revolució dels clavells del 25 d'abril del 1974 es convocaven les primeres eleccions lliures i, des d'aleshores, Portugal forma part dels estats democràtics del món.

És Egipte un cas similar als anteriors? La deriva islamitzadora del govern de Mursi, l'autoatribució de poders excepcionals en la figura del president, les modificacions Constitucionals unilaterals, justifiquen a bastament la intervenció militar. Tenint en compte, però, la història dels últims seixanta anys a Egipte, des de l'enderrocament militar del rei Faruk al 1952 pel Coronel Gammal Abdel Nasser al de Hosni Mubàrak al febrer de 2011, la incògnita no és tant si la destitució de Mursi és o no un cop d'estat com saber si la intervenció de l'exèrcit portarà a una democràcia constitucional o a una nova dictadura militar.


ADDENDA.- L'entrellat del cop d'estat egipci



dimecres, 3 de juliol de 2013

30 anys de joventut palestina

Per que no aplicar el sistema nord-americà al finançament autonòmic?

El problema principal del sistema autonómico español es relativamente simple: las autonomías tienen una enorme capacidad de gasto, al gestionar la mayor parte del estado del bienestar (prácticamente todo, aparte de pensiones y desempleo). Sin embargo, las autonomías apenas tienen libertad de maniobra escogiendo cómo pagan por esos servicios, dado que la recaudación está controlada en casi todos los casos por el gobierno central. Esto crea dos problemas importantes. Primero, los políticos autonómicos tienen a menudo bien poco a decir sobre qué pueden o quieren hacer cuando son elegidos. El presupuesto disponible depende de la voluntad de las Cortes en Madrid, los entresijos del último pacto de financiación autonómica que nadie entiende demasiado y un absurdo sistema de liquidaciones que hace que las cuentas del 2013 se cierren en base a lo recaudado el 201o. Por muy buen gestor que sea uno, esta no es forma de llevar un comunidad autónoma. Segundo, y más importante, la absurda opacidad de todo el tinglado hace que nadie entienda realmente quién está pagando cada cosa, con el resultado que nada es culpa de los políticos autonómicos (o eso dicen) o todo es mérito de su maravillosa gestión (idem), sin posibilidad de entender las cuentas.

Un modelo que a buen seguro haría felices a muchos nacionalistas catalanes y evitaría muchos dolores de cabeza pasa por eliminar las dos normas más absurdas de todo nuestro sistema autonómico: la idea que una autonomía no puede crear impuestos donde el estado ya está recaudando, por un lado, y la estúpida manía que tenemos que pagar lo mismo del mismo modo en todas partes. El primer punto es relativamente sencillo: el IRPF, IVA y demás no deberían ser divididos entre los dos niveles de gobierno según un porcentaje fijo, sino siguiendo dos impuestos separados. En Estados Unidos, sin ir más lejos, a muchos nos toca preparar dos formularios de income tax. El gobierno federal, por un lado, recauda lo suyo, y el gobierno estatal hace lo propio con su propio tributo. Para simplificar papeleo, ambos impuestos son gestionados en la misma “ventanilla” del IRS, pero la estructura de cada tributo es completamente distinta. Algunos estados, como Connecticut, tienen impuestos progresivos, otros tienen flat tax (puramente proporcionales) y algunos carecen de impuesto sobre la renta estatal y recaudan todo con impuestos indirectos. El sistema es a veces confuso (especialmente si vives en un estado y trabajas en el estado vecino), pero los legisladores y votantes pueden decidir claramente el nivel de servicios que piden y de dónde sacarán el dinero. El único límite sobre dónde pueden recaudar los estados es que sus tributos no pueden actuar como aranceles o limitar el comercio interestatal, y santas pascuas. / ROGER SENSERRICH

Via Barcepundit


dilluns, 1 de juliol de 2013

Per què Mandela dóna suport a un dictador molt més cruel que els racistes sud-africans?

Mandela fundó una organización dedicada a la violencia. Podría escribir terrorista. Terrorista quiere decir que usa el terror. Y la Lanza de la Nación, brazo armado del CNA, de la que Mandela era comandante en jefe, usaba el terror. Pero dejémoslo en violencia. Se dedicaban a poner bombas y en general al tipo de cosas que se dedican los brazos armados. Ya sé que a veces para combatir a un dictador o a un régimen cruel hay que poner bombas, hay que matar. Yo mismo me paso la vida clamando por una avioneta llena de explosivos para los Castro. Pero me pregunto si Mandela sería el icono mundial, el viejito bueno y santo que es si fuese cubano y hubiera puesto bombas para acabar con la dictadura cubana.

Bueno, si hubiera puesto bombas para acabar con la dictadura cubana lo hubieran fusilado sin más. Ni juicio ni nada. Al paredón. Al carajo Mandela. Cero santón Mandela. Nada de Morgan Freeman. Nada de apología de John Carlin. Nada de jueguitos de rugby. Y García Márquez hubiera firmado una carta justificando el fusilamiento. Y Saramago. Y la crápula habitual. Aplausos. Viva Fidel.

Mandela siempre ha apoyado y apoya a la dictadura cubana. Eso le resta integridad. Lo convierte, a mis ojos, en un cómplice de los Castro. Cómplice de un régimen que ha encarcelado y torturado a hombres tan buenos y tan decentes como Mandela y los ha confinado en agujeros inmundos en los que nunca estuvo Mandela. Hombres que cumplieron más tiempo en prisión que Mandela. ¿Por qué Mandela apoya a un dictador mucho más cruel que los racistas sudafricanos? / JUAN ABREU

Classe de democràcia per independentistes catalans

La passada setmana el Tribunal Suprem dels EUA va declarar nul un referèndum a l'estat de Califòrnia perquè el resultat anava contra la Constitució americana. Per als jutges el vot democràtic ha d'atenir-se als principis constitucionals. Dit de manera més clara: els electors no poden votar contra la Constitució.

El mes de novembre de l'any passat la Casa Blanca va rebre una petició signada per 125.746 persones perquè el president permetés "pacíficament l'Estat de Texas abandonar els Estats Units d'Amèrica i crear el seu propi nou govern". La resposta va ser demolidora: "la Constitució, en totes les seves disposicions, vetlla per una unió indestructible composta per estats indestructibles (...) la unió d'aquests estats és perpètua (...) 600.000 americans van morir en una guerra civil llarga i sagnant que va reivindicar el principi que la Constitució estableix una unió permanent entre els estats". Llegeixo que algú opina que "l'encaix de Catalunya [Texas] en la Constitució és impossible" i que l'única manera de resoldre el conflicte polític és mitjançant una consulta i proclamant la independència. Ja coneixen la resposta de la vella democràcia americana.

A l'abril visita Barcelona Stephan Dion l'home clau de la Llei de Claredat del Canadà que estableix les condicions prèvies legals i polítiques per a la celebració d'un referèndum secessionista al país americà. Explica a Barcelona que al Canadà accepten la divisibilitat de l'Estat perquè no tenen una constitució escrita que afirmi el contrari, a diferència de la indivisibilitat que recullen els textos constitucionals de França, Alemanya, Estats Units, Itàlia o Austràlia. "Aquests estats democràtics consideren que el país no pot ser dividit, ja que cada parcel·la del territori nacional pertany al conjunt dels ciutadans, i garanteixen a tots els seus ciutadans que la pertinença al conjunt del país és un llegat que podran transmetre als seus descendents".

Resum en termes militars per independentistes catalans: per trencar l'estat constitucional en un país democràtic com França, Alemanya, Estats Units, Itàlia, Austràlia o Espanya, es necessita un exèrcit i de vegades tampoc n'hi ha prou, com va comprovar el general Robert E. Lee.