Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

divendres, 29 de setembre de 2006

Vaga de sexe

Un grup de dones ha començat una vaga sexual a la ciutat colombiana de Pereira per aconseguir que els seus marits abandonin la violència. Fan el mateix que van fer les dones gregues per acabar amb la guerra del Peloponès, segons la famosa “Lisistrata” d’Aristòfanes.

Álvaro Vargas Llosa es pregunta: per què és tan seductora aquesta història? I respon això:

Porque encierra una importante lección en estos tiempos de terrorismo: la gran esperanza de derrotar a la violencia indiscriminada radica en la sociedad civil. Si no existe un esfuerzo por parte de la gente común y las organizaciones de base por desarraigar la violencia del cuerpo social, el terror no puede ser detenido, sólo reemplazado.

Se trata, en rigor, de una lección antigua y universal. En los años 90, miles de campesinos peruanos se enfrentaron con éxito a los terroristas de Sendero Luminoso. En los 60, los venezolanos extinguieron las llamas de las guerrillas castristas gracias a la movilización de la población, lo mismo en los vecindarios ricos que en los pobres. En Italia, donde el éxito contra la Brigadas Rojas es atribuido con simplismo a los implacables tribunales especiales, fue la sociedad civil —particularmente los sindicatos, los "proletarios" en cuyo nombre esa organización asesinaba y mutilaba— la que dejó a los terroristas sin el oxígeno necesario para sustentar sus esfuerzos. En España, la asociación de víctimas del terror ha jugado un papel en el debilitamiento de ETA.

En cambio, en aquellos países donde la sociedad civil no se supo movilizar o se abstuvo porque la respuesta brutal de las autoridades enajenó su voluntad, el precio de la victoria fue la tiranía. La Argentina de los años 70 es un ejemplo.

La resta de l’article, aquí.