dilluns, 31 març de 2014

¿Porque no creemos en el "cambio climático"?

¿La teoría del calentamiento global, también conocida como cambio climático, es una impostura intelectual? ¿Es un fraude científico y político? ¿Existe realmente un "consenso científico" mayoritario sobre su veracidad? ¿Los cambios en el clima se pueden atribuir principalmente a la actividad humana o se explican en gran parte por la acción de la propia naturaleza?
La opinión mayoritaria cree que el planeta se está calentando y que la causa de este calentamiento es el exceso de emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero, especialmente de CO2. Pero existe una opinión, cada día menos minoritaria, que se manifiesta escéptica o que cree directamente que esta teoría es errónea.
Entre los escépticos se encuentra el Doctor en Geografía Antón Uriarte, especializado en paleoclimatología y autor del libro "Historia del clima de la Tierra".
Josep M. Fàbregas.- Si existe, como se dice y se repite, un amplio consenso científico sobre el orígen humano del calentamiento global ¿por qué un científico como Ud. lo pone en duda?
Antón Uriarte.- En realidad, los escépticos manejamos los mismos datos y las mismas series de temperatura que los oficialistas, pero no vemos en esos datos el calentamiento catastrófico del que se habla. La temperatura del siglo XX subió desde unos 13.6ºC al principio hasta unos 14.5ºC al final, pero no lo hizo de una forma regular. La subida comenzó bastante antes de que se le pudiese achacar al CO2 el incremento, hacia 1910, y la temperatura subió hasta 1945. Después hubo un largo período de estabilidad hasta 1975, y de 1975 hasta 1998 subió de nuevo. Desde hace doce años no ha subido nada, a pesar del incremento del CO2. Por lo tanto, estamos desde hace un siglo en lo más alto, pero en los doce años que llevamos de este siglo XXI, la temperatura no ha subido. En 1990 el IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) publicó su primer informe. En una de las páginas del resumen inicial se vaticinaba que la temperatura en el 2025 habrá subido probablemente 1ºC con respecto a la de 1990, con una media aproximada de 0,3 ºC por década. Han pasado ya 22 años desde que se hiciera aquella predicción y no se ha cumplido esa subida, pues todas las series indican desde entonces, desde Enero de 1990, una tendencia lineal de entre 0,13 y 0,18 ºC por década, que es mucho menos, y cero de subida en los últimos diez años.
Sin embargo, periódicamente se publican informaciones sobre la disminución progresiva de hielo en el Ártico y en la Antártida, tanto en extensión como en grosor. También se publican informaciones sobre el constante avance de la desertización. Las Naciones Unides, por ejemplo, afirmaron que el desierto engullia 21 millones de hectáreas de tierra cada año y Al Gore que havia desparecido el 20% de los bosques de la Amazonia. ¿Avanza la arena y retrocede el hielo?
La temperatura en el polo norte tiende en las últimas décadas a subir pero en el polo sur se mantiene estable, a pesar de que el CO2 haya aumentado lo mismo en los dos lugares. En la Antártida no se registra deshielo excepto en la región de la Península de la Antártida. La banquisa de hielo que rodea el continente y que se forma en invierno no registra ninguna tendencia a la baja, más bien lo contrario.
El Artico, a diferencia de la Antártida, es esencialmente un océano, además de la gran isla de Groenlandia. La capa de hielo marino del Artico tiene un espesor medio de tan sólo 3 o 4 metros al final del invierno y por debajo de ella hay de media 1.000 metros de agua líquida. Al final de cada verano se está muy cerca de la descongelación completa y aparecen grandes calvas, a veces en el propio polo, por donde asoma el agua líquida. Es cierto que en las últimas décadas del siglo XX la extensión mínima que alcanza la banquisa tras el deshielo del verano ha tendido a ser más baja pero no están claras las causas. Aparte de los posibles forzamientos producidos por el CO2, por el metano, por el ozono y por el hollín, la intensificación de los vientos del oeste durante los últimos 20 años ha podido contribuir a la descongelación veraniega , al propiciar una entrada mayor de agua cálida proveniente del Atlántico a través de los mares de Noruega y Barents. Por el contrario, en la otra parte del Artico, el hielo marino del Mar de Bering ha marcado este invierno un récord de extensión desde que se empezó a medirla en el año 1979. En cuanto a Groenlandia parece que hay un ligero deshielo neto, casi insignificante respecto a su efecto de subida del mar, y las mediciones, realizadas con los satélites Grace que estudian los cambios en la gravimetría, son todavía muy cortas.
En cuanto a la arena, el desierto no está avanzando, aunque lo diga alguien de la ONU. Es falso. Las lluvias del Sahel, el Darfur incluído, se han recuperado de los mínimos de los años 70 y 80. Cada vez la Tierra tiene más biomasa, más vegetación, a pesar de la deforestación, ya que las emisiones de CO2 favorecen la fotosíntesis en las zonas no afectadas por las motosierras. De hecho, tan sólo la mitad del CO2 emitido se queda en el aire. El resto es absorbido por las plantas marinas y continentales, de tal forma que aumenta en el planeta la materia orgánica. En España, en concreto, la masa forestal ha aumentado un 50 % en los últimos cuarenta años.
Ud. defiende la bondad del CO2 incluso cuando se produce un aumento del mismo en la atmósfera por causas humanas. Pero ¿un exceso de CO2 no puede ser perjudicial?
El CO2 está en la base de la vida orgánica de este planeta. Con CO2, agua y luz es como se crea la vida. A esta reacción, la fotosíntesis, le viene muy bien que haya más CO2 en el aire. Lo sabe cualquiera que tenga un invernadero. En las épocas en que ha habido más CO2 en la atmósfera, por ejemplo durante toda la era secundaria y casi toda la terciaria, la vegetación en la Tierra era mucho más abundante. Otra ventaja del incremento del CO2 en la atmósfera es que las plantas aguantan mejor las sequías ya que cierran sus estomas y pierden por evapo-transpiración menos agua. Es un absurdo el paradigma reinante de que el CO2 es el mayor contaminante. Al contrario, es una bendición que el CO2 aumente. En las épocas glaciares, cuando el CO2 desaparecía en los océanos y su concentración atmosférica bajaba de las 200 partes por millón (ahora estamos en casi 400 ppm), la vegetación arbórea tenía dificultades para desarrollarse, no sólo por el frío, sino por esta bajada de CO2 que dificultaba la fotosíntesis y el crecimiento de las plantas.
También defiende el uso del carbón como fuente de energia. ¿Por qué el carbón y no la energia nuclear?
Con carbón es como se desarrollaron durante el siglo XX los Estados Unidos, Japón y Europa. Con carbón es como se desarrollan ahora China, la India y otros. Pero el lobby nuclear, muy influido por la empresa estatal francesa Areva, ha hecho todo lo posible estos años por demonizar al CO2, para contrarrestar el hecho de que la energía nuclear tiene serios inconvenientes: por sus riesgos de accidente como se ha comprobado en Fukushima, por los residuos radioactivos y, sobre todo, por el enriquecimiento del uranio, difícil de controlar como se está viendo en el caso de Irán, y que está ligado al aumento de las armas nucleares. Hace unas semanas Areva firmó un proyecto de construcción en Jordania de una central nuclear. No me parece muy seguro el sitio. El carbón sigue siendo la principal fuente de electricidad del mundo, el 40 %. En Estados Unidos y Alemania superan incluso ese porcentaje. Y Japón ha sido y es, antes y después de Fukushima, el primer importador mundial de carbón del mundo. Hay carbón para rato, y cada vez su utilización es más limpia y segura.
¿Cómo juzga el hasta ahora impensable matrimonio de conveniencia entre la indústria nuclear y parte del ecologismo político?
Ese matrimonio, y mal avenido, creo que sólo se da en Francia. En Francia, desde De Gaulle y aún antes, la energía nuclear y su "force de frappe" nuclear, ha sido aplaudida por todo el espectro político, empezando por los comunistas. Los verdes gobernaron junto al partido socialista en el gobierno de la "izquierda plural" y no pusieron pegas a la energía nuclear. Ahora, con Hollande, en donde también hay una ministra verde, el único compromiso práctico del gobierno para esta legislatura es el de cerrar la planta de Fessenheim, la más vieja de Francia y construida sobre terreno sísmico.
Ud es un crítico feroz del Protocolo de Kyoto. ¿Qué efectos perversos tiene?
El principal es el decrecimiento de Europa en terrenos claves como el de la electricidad, el acero y el cemento. Y el del empobrecimiento de las finanzas públicas en países nada "culpables" como España. Con el comercio de cuotas de emisión de CO2 establecido por el Protocolo de Kioto, los gobiernos permiten a las empresas europeas que no utilicen todas las cuotas asignadas y que vendan las cuotas que les sobran, se les invita en la práctica a que se deslocalicen y se marchen con su actividad y sus empleos a otra parte. Un ejemplo es lo ocurrido con la empresa más beneficiada en Europa por el Protocolo de Kioto, el gigante siderúrgico Arcelor Mittal, que ha vendido en el mercado de cuotas varios cientos de millones de euros de CO2 sobrante, no emitido, que le fueron adjudicadas gratis. Al gobierno español le ha costado el Protocolo de Kioto, unos 750 millones de euros. A los empresarios españoles no les ha costado nada. Al contrario, con las cuotas no usadas han podido cerrar y hacer caja.
Michael Crichton, en su libro “Estado de miedo”, compara la teoria del cambio climático con la teoria de la eugenesia, que alertaba del deterioro genético de la especie humana y que dominó la ciencia y la política prácticamente durante toda la primera mitad del siglo XX. Para evitar ese deterioro era necesaria la intervención del estado, que se concretó en la esterilización forzada de individuos genéticamente débiles, principalment inmigrantes de etnias consideradas corrompidas, judíos, negros, gitanos, enfermos mentales, vagabundos, alcohólicos crónicos o homosexuales. Esas prácticas se realizaron en muchos países, desde Alemania a los Estados Unidos pasando por Suecia, con el apoyo de personalidades tan relevantes como Theodore Roosevelt, Woodrow Wilson, Winston Churchill, Bernard Shaw, H.G. Wells, así como de numerosos premios Nobel. Sólo cuando el horror nazi quedó al descubierto, la eugenesia fue abandonada y considerada una pseudociencia. A pesar de ello, en algunos países como Estados Unidos se siguió aplicando hasta los años sesenta y en Suecia hasta bien entrada la década de los setenta. ¿Està politizada también la ciencia del clima?
Claro que está politizada. Un ejemplo. Al Gore y Rajendra Pachauri, en nombre del IPCC recibieron conjuntamente el premio Nobel de la Paz, que es un nobel eminentemente político. Curiosamente ese premio lo dan los noruegos, quinto exportador mundial de petróleo, extraído por su compañía Statoil en gran parte en el Ártico. Qué hipocresía.
Steve McIntyre demostró que los cálculos que originaron la famosa gráfica del "palo de hockey" eran erróneos. Fué el primer gran varapalo a los gurús del cambio climático. Ahora, el "climagate", la difusión de miles de e-mails del departamento del clima de la Universidad de East Anglia, han sacado a la luz el comportamiento poco ético de algunos de esos gurús. ¿Puede más la fe, la ideologia, que el método científico? ¿Són los “modelos”, como sugiere Claude Allègre, una nueva ideologia?
La ideología de los modelos, que sólo un grupito entiende cómo se fabrican, y la ideología de sus resultados, presentados siempre como fatídicas curvas exponenciales de catástrofes infinitas, nace con el elitista Club de Roma en los años 1970. Esta ideología maltusiana, que se las da de objetiva, es en realidad un asunto de ricos a los que les viene bien desmoralizar a la población con esta filosofía antihumana y, además, falsa. Desgraciadamente es lo que ha imperado en estas últimas décadas, gracias al ecologismo abrazado por la izquierda y por la derecha.
The Economist, en un artículo de hace casi 15 años, afirmava que existia una pauta que se repetia en todas las alarmas medioambientales. El primer año, un científico descubre una posible amenaza. En el segundo año, los perodistas la simplifican y la exageran. En el tercero, se suman los ecologistas o los movimientos radicales que polarizan el tema: ante una amenaza a la supervivencia del planeta o te rebelas o eres un lacayo del sistema. El cuarto año és el del burócrata, que organiza conferéncias internacionales para pasar de los aspectos científicos a la reglamentación. En el quinto año, se trata de indentificar al culpable de todo y sancionarlo. Habitualmente són los Estados Unidos, però también Rusia (los CFC y el ozono) o el Brasil (la deforestción). El sexto año és el de los escépticos, que dicen que no hay para tanto. Los radicales se indignan y se quejan que los medios se hagan eco de posturas marginales contrarias al “consenso científico”. Pero en ese momento, el científico que dió la alarma suele encontrarse ya entre los escépticos. Finalmente, al séptimo año, toca hacer marcha atrás silenciosamente, y con mucha discreción se adopta la conclusión de que el problema no era tan grave. ¿Ha muerto ya el catastrofismo climàtico?
No, no ha muerto. Las industrias de energía eólica y solar en Europa llevan varios años de desastre económico y bursátil, por lo que necesitan más que nunca subvenciones para sobrevivir. Las subvenciones públicas sólo tienen como excusa el bien público, es decir, liberarnos del demonio del CO2. Con la industria nuclear, sobre todo en Francia, pasa lo mismo.
Entrevista realizada por Josep M. Fàbregas a finales de 2012.

dimarts, 18 març de 2014

¿Qué es una nación?

Guy Sorman
La anexión de Crimea por Rusia deja perplejo a Occidente más allá de algunas posturas en Europa y los Estados Unidos, el mundo permanece en silencio. En ninguna parte aparece un movimiento real de la solidaridad con el Estado de Ucrania contra la amputación de su territorio. Crimea se unió en 1954 a Ucrania por una decisión arbitraria de Nikita Khrushchev y la mayoría de sus habitantes son rusos, ¿no deberíamos admitir que el regreso de la guerra de Crimea en Rusia es legítimo? Los líderes rusos en Rusia y Crimea usan estos argumentos históricos y culturales para desarmar a la opinión pública en Occidente: parecen lograr esto con un cierto éxito. La defensa de la Constitución de Ucrania y el derecho internacional no es un argumento que plantea el entusiasmo de la multitud, ni siquiera en las naciones democráticas. En Occidente, nadie parece dispuesto a luchar, o incluso a correr ningún riesgo económico en el nombre del derecho internacional. Este es un gran mal, y en parte debido a la ignorancia de nuestra propia historia.
Lo que en verdad está en juego, más allá de la de Ucrania y Crimea, es la definición misma de lo que es una nación. Naciones de nuestro tiempo no pueden ser definidos por los límites naturales, la raza, el origen étnico o cultura: las naciones que no son naturales, son contractuales. Todos nacieron en la violencia por la violencia: guerras civiles, guerras en el extranjero, la colonización, la descolonización, la sumisión de los débiles por los fuertes, de las minorías por la mayoría oa la inversa, la destrucción de las culturas locales, exterminios religiosas, tribales. Hasta que la gente recluta a la violencia, agotado por sus luchas, decidieron deponer las armas para delinear las fronteras internacionales. Tratado de Westfalia en 1648, el Tratado de Versalles en 1919 y, finalmente, la Carta de Naciones Unidas, que establece los límites en principio inmutable. A medida que el derecho internacional tiene como objetivo reemplazar cualquier diplomacia de guerra, dentro de las naciones, la Constitución es el tratado de paz que permite no vivir juntos, porque todos somos de la misma raza, la religión, las creencias, sino porque somos diferentes: el objetivo principal de una Constitución es proteger a las minorías contra la violencia de la mayoría.
Esta alianza del derecho internacional y la Constitución es el avance más grande jamás realizada en la humanización de la historia, gran derrota de la barbarie. Es en esta etapa que tenemos que volver a la anexión de Crimea. Acepte el nombre de su raza, idioma o cultura, los rusos de Crimea tienen un derecho natural a "regresar" en Rusia destruyó la anexión nación contractual niega contrato con los Estados vecinos y se niega el contrato interno que protege muchos Crimea no ruso. ¿Cómo no recordar la anexión de los Sudetes por Adolf Hitler en 1938, bajo el pretexto de que esta región de Checoslovaquia era mayoritaria raza alemana?
Superar la Crimea para encontrar la reactivación general del argumento étnico, naciones culturales, lingüísticas también dispersas en España, Gran Bretaña, Canadá, China, Irak, Israel ... En todas estas naciones contractuales, movimientos independentistas invocan la raza, la religión, la cultura y la historia. Pero a medida que Michelet había escrito para Francia en el siglo XIX, es olvidar la historia y no el refrito que logramos vivir juntos, pero todavía diferentes. En todos estos casos, donde renace el separatismo, no se trata de los separatistas necesitan satisfacer excepto para restaurar la guerra civil como una forma de vida. Estas no son las naciones, sino que deben ser revisadas, si es necesario, su Constitución: revisar para proteger a las minorías y para solicitar esta protección sea indiscutible. En los países más diversos del mundo, los Estados Unidos, no tiene planes de separarse porque la Constitución protege y forzado, y lo mismo se aplica a Suiza. Nos opusimos reciente creación, división, Kosovo, Timor Oriental y Sudán del Sur. Pero en Kosovo, Timor Oriental y Sudán, en ausencia de una verdadera Constitución, la población local fueron masacrados por ocupar los gobiernos fuera de la ley. Este no es el caso en la guerra de Crimea, esto obviamente no es el caso de Cataluña, el País Vasco, Escocia o Quebec. Por lo tanto no hay ninguna posible paralelismo entre Kosovo y la guerra de Crimea, porque los rusos de Crimea nunca han sido amenazados con el exterminio de las autoridades en Kiev.
Eso Crimea es el ruso, ucraniano y tártaro es también una controversia sin verdadero propósito: mejor preguntar si la Crimea sigue siendo un contrato o de una nación se volverá al campo de batalla interétnica que era? ¿Cómo explicar en términos simples? Discurso sobre la derecha, en contra de los mitos de la raza y la historia, Putin no respaldar el bárbaro, no más que eso disuade a Xi Jinping para satisfacer los tibetanos o los Assad no matar a los sunitas. Campamento Derecho tanta falta un Winston Churchill que encuentran las palabras adecuadas para defender la causa del ejército. Y Barack Obama, no Churchill.

dilluns, 20 gener de 2014

Des de la caiguda del comunisme hi ha menys guerres civils i les que hi ha duren menys temps



El setmanari britànic The Economist va publicar no fa gaire aquesta infografia de suport a una anàlisi de les guerres civils a tot el món des del 1946 i les millors maneres d'acabarles. Resulta revelador que la caiguda del mur de Berlín el 1989 i la fi de la Guerra Freda van marcar un punt d'inflexió. Ara, no només hi ha menys guerres civils sinó que són més curtes (3,7 anys de mitjana a partir del 1991, contra 4,6 anys abans d'aquesta data).