Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dilluns, 26 de febrer de 2007

Cuba: la gran mentida del mausoleu del “Che”

Les despulles del “Che” Guevara no reposen al mausoleu de Santa Clara, a Cuba, per la senzilla raó que mai van ser trobades a Bolívia, contràriament al que havia assegurat el règim castrista. El mausoleu i les cerimònies celebrades el 17 d’octubre de 1997 a Cuba van ser un frau, una mentida, una pura operació propagandística organitzada pel règim per intentar recuperar el fervor revolucionari durant la crisi dels anys noranta, la pitjor que ha viscut la Revolució cubana a conseqüència de la retirada de les milionàries subvencions que rebia de la Unió Soviètica. Aquesta història l’ha posat al descobert un reportatge de Maite Rico i Bertrand de la Grange –“Operación Che”. Historia de una mentira de estado- publicat a la revista Letras Libres, que edita Enirque Krauze. Dos periodistes, una espanyola i l’altra francès, que s’han caracteritzat des de fa anys per tractar temes incòmodes, políticament incorrectes, com el llibre sobre el Comandante Cero “Marcos, la genial impostura” o el dedicat a l’assassinat del bisbe de Guatemala, Juan Gerardi, "¿Quién mató al obispo? Autopsia de un crimen político".


En 1997, la Revolución Cubana atravesaba sus peores momentos. Su principal aliado y sostén económico, la Unión Soviética, había cesado de existir seis años antes. Había hambre y escasez de todos los productos de primera necesidad en la isla, que vivía bajo las reglas del “periodo especial en tiempo de paz”, un eufemismo para caracterizar una verdadera economía de guerra. Aparecieron pintadas anónimas en las paredes –“Abajo Fidel”– y las primeras señales públicas de descontento, con una manifestación espontánea en el Malecón, algo nunca visto en La Habana desde la llegada al poder de los barbudos, en 1959. En uno de esos golpes propagandísticos perversos, a los que siempre ha recurrido cuando ha estado en un apuro, al dictador cubano se le ocurrió recuperar la figura del popular guerrillero argentino-cubano para distraer al pueblo de sus apremiantes penurias y “relanzar la mística revolucionaria”. Encontrar sus restos se convirtió en el principal desafío para 1997, proclamado “Año del Che”. El Líder Máximo no podía fallar y, menos aún, aquellos que él mismo escogió cuidadosamente para cumplir tan peculiar cometido. Costara lo que costara, los huesos del “Comandante de América” tenían que llegar antes de octubre para ser depositados en el descomunal mausoleo que le estaban construyendo en Santa Clara, la ciudad liberada por la tropa bajo su mando, antes de marchar hacia La Habana, en los últimos días de diciembre de 1958. Y los huesos llegaron a tiempo, tal y como lo había ordenado Fidel Castro.

¿Cómo lo lograron? Diez años después del hallazgo “milagroso”, como lo definió el propio caudillo, van apareciendo por fin las pruebas del engaño.


Seguiu llegint, val la pena.