Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

divendres, 25 de maig de 2007

El col·laborador Kapuscinski

Estic convençut que Déu es va inspirar en aquest país a l'imaginar la paràbola de la palla a l'ull d'altri i la viga a l'ull propi. La reflexió sobre Kapuscinski és de l'Arcadi Espada:
Dado su oficio pudo haberse evadido con facilidad de la tiranía de su país; pero no lo hizo. El porqué es incierto. Aunque es evidente que llevaba una buena vida y tampoco estaba probado que ideológicamente se sintiera totalmente ajeno al comunismo. La noticia ha tenido un gran eco, y aquí se ha dado casi siempre con una exculpación añadida en el interlineado. Es raro. Durante el franquismo hubo grandes periodistas que hicieron bastante menos por el régimen imperante de lo que hizo Kapuscinski. Se limitaron a vivir, a trabajar, sin particular entusiasmo por la situación, a la que incluso combatían... irónicamente. Es el caso de Josep Pla, desde luego, y de muchos otros: desde Julio Camba hasta Carlos Sentís; desde César González Ruano hasta Augusto Assía. El menosprecio que todos ellos sufrieron (más o menos furioso según los tramos) por parte de la izquierda literaria y política se pareció realmente a una caza de brujas. Aunque está la salvedad, naturalmente, respecto a Kapuscinski, de que ellos sí eran brujas.