Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 18 de juliol de 2007

Les dues ànimes del PNB

Florencio Domínguez a La Vanguardia:
La escisión hizo posible en 1988 el famoso discurso del Arriaga de Xabier Arzalluz, que representó un viaje a la moderación con autocrítica incluida. Sin embargo, el mismo líder, diez años después, impulsó la radicalización del partido, el abrazo con las tesis de ETA y la asunción del soberanismo independentista como doctrina oficial. De aquel episodio de radicalización, lo más llamativo fue la escasa resistencia interna que encontró. Los autonomistas - con alguna excepción, como las de Emilio Guevara o Joseba Arregi- estuvieron ausentes en ese debate. El "péndulo patriótico" del PNV - metáfora acuñada por los historiadores Santiago de Pablo, Ludger Mees y José Antonio Rodríguez Ranz- parecía que se había quedado atorado en uno de sus extremos.

Pero casi diez años más tarde el péndulo parece moverse en dirección al pactismo autonomista de la mano de Josu Jon Imaz. El presidente del PNV asumió el cargo en pleno debate del plan Ibarretxe y tuvo que dejar que esta iniciativa agotara su recorrido y fracasara antes de poder dar pasos para reconducir la herencia radical que le había dejado Arzalluz. El primer paso fue la aprobación, en octubre del 2005, de un documento de principios en el que el PNV se comprometía a no aceptar un nuevo Estatuto si no tenía más apoyo que el actualmente vigente. Eso dejaba fuera de juego el plan Ibarretxe, aunque el lehendakari no se dé por enterado.

Ha sido el desmarque sistemático del jefe del Gobierno vasco el que ha obligado a Imaz a dar un toque de atención al inquilino de Ajuria Enea para advertirle de que los tiempos en los que iba por libre, con la aquiescencia de un Arzalluz en la recta final de su vida política, se han acabado. Ibarretxe tiene que saber que su línea política no la marcan ni Eusko Alkartasuna ni Ezker Batua, sino la dirección del PNV.