Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dissabte, 27 d’octubre de 2007

L'Europa de la penombra

Entre l'Europa de les llums i l'Europa de l'obscurantisme totalitari, la socialdemocràcia de tots els partits ha elegit l'Europa de la penombra. L'Europa del sí, però... L'Europa ni carn ni peix. L'Europa disposada sempre a negociar l'inegociable per salvar alguna cosa i acabar perdent-ho tot. L'eterna Europa de Munic. L'Europa de la penombra que es nega a garantir els drets i llibertats de les persones amenaçades per defensar l'Europa de les llums. L'Europa que es nega a pagar la protecció de Hirsi Ali o Robert Redeker, condemnats a viure com insectes nocturns.
La negativa del Estado -escriu Arcadi Espada- a pagar y a correr riesgos es la actitud de buena parte de la sociedad. Entre los fragmentos más desmoralizadores del libro está la descripción de las precauciones que van tomando los próximos a Redeker: sus vecinos, por ejemplo, que logran que la camioneta policial desaparezca de las proximidades del edificio. Es verdad que desde el nuevo lugar de apostamiento ya no se podrá vigilar la casa con tantas garantías, pero a cambio, ¡que duda cabe!, la tranquilidad general aumenta y el aire, bien lo notáis, ha recuperado transparencia. Sobresaliendo entre los próximos están sus compañeros profesores. ¡El claustro! Para ser honrados: hace tiempo que llevaban mal sus heteredoxias, pero que ahora esté en las páginas de los periódicos es insoportable. El gremio siempre es sensible al escalafón y la vanidad. Lo que peor llevarían de que degollaran a Redeker sería verlo en la primera página. Así, y dado que también son intelectuales, oh, là, là, se centran en el artículo de Le Figaro. Análisis de contenido. Lo discuten en los centros cívicos y en la propia escuela donde enseñaba el amenazado. No discuten la amenaza islamista, la vida del insecto filósofo o las medidas del Estado. ¡Discuten el artículo! ¿Por qué? Esa es la pregunta. Pregunta y lapo: ¿por qué? Sin embargo, hay que decirlo: de ninguna de esas reuniones surge una fatwa. Sólo críticas y razonadas. Uno de los profesores llega incluso a publicar en L'Humanité sus conclusiones. Interesado por el aspecto intelectual de la cuestión viene a decirle a los islamistas, que no había para tanto y que Redeker, en el fondo, ni fatwa merece.

Por último, no podría faltar la izquierda. Nunca falta. La izquierda y el pero. La izquierda adversativa, ahora lo veo. Voy a animarme y voy a escribir un pequeño tomito adjetival: cuántica, orwelliana, socialdemócrata, cru classé. Ante el caso Redeker siempre empezaba sus declamaciones con su habitual tono campanudo. Condenamos las amenazas (alguno añadiría incluso intolerables) que se han lanzado contra la vida del filósofo... La única emoción residía en saber cuándo iba a aparecer él pero... Pero consideramos (algún canalla añadiría igualmente) que todas las religiones y culturas merecen respeto y que Redeker ofendía sin necesidad... En el diario hay abundantísimos ejemplos de esta pulsión adversativa cuyo programa ofrece una lógica impecable: dado que hay razonamientos que provocan crímenes, abandonemos los razonamientos. La izquierda causal.