Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

diumenge, 18 de novembre de 2007

La Xunta amaga un informe que exculpa el PP de la crisi del "Prestige"

Fa com a mínim dos anys que se sap que la Xunta de Galícia amaga un informe que exculpa el PP de la crisi del “Prestige”. Aquest informe –“La incidencia socioeconómica del «Prestige» en Galicia”- va ser encarregat per la conselleria de Pesca als professors de la Universitat de Santiago de Compostela Pedro Arias Veira, del Departament de Fonaments de l’Anàlisi Econòmica de la Facultat de Ciències Econòmiques i Empresarias , i per Miguel Cancio Álvarez, professor del Departament de Sociologia i Ciència Política de la mateixa Facultat. L’informe va ser lliurat a la conselleria a finals de l’any 2005 i després d’infructuoses demandes del PP perquè es fes públic, avui ho fa el diari ABC.
Los profesores Pedro Arias y Miguel Cancio desmontan gran parte de las afirmaciones que se realizaron en aquellos inciertos días de 2002 y 2003. La primera es la relativa al alejamiento del buque en vez de su ingreso en puerto para el vaciado, defendido por PSOE y BNG aunque con destinos distintos: los socialistas insistían en introducir el «Prestige» en Vigo y los nacionalistas en el seno de Corcubión.
Según el informe, cualquier operación de acercamiento a puerto «sin certeza razonable de que se pudiera contener el vertido y recuperar el fuel debiera rechazarse», ya que la posibilidad de verter las 77.000 toneladas sí produciría «una catástrofe real». Es más, el estudio concluye que «la peor decisión (...) sería tratar de introducir un buque accidentado en la Ría de Corcubión», ya que «por su estrechez, bajo calado, dirección y fuerza de las corrientes es el espacio gallego que ofrece más riesgo para una operación de este tipo». La consultora Berenguer e Ibarren cifró en un 97% la probabilidad de que el barco rompiera antes de entrar en la ensenada y su carga se dispersara por todas las Rías Baixas. La opción viguesa, defendida por el PSOE, «resulta igualmente inadmisible» por el «daño directo inevitable en la zona de más entidad pesquera de Galicia».

La economía que no se hundió

Otra de las mentiras que desmenuza el informe es el repetido hundimiento de la economía gallega que produciría el accidente. Descontadas las cantidades recibidas de los fondos de compensación y las aseguradoras, los gastos del petrolero han costado a las arcas estatales 514,6 millones de euros, apenas el 0´07% del PIB nacional.

En el plano gallego, apunta que la economía de la Comunidad «ya disponía a pincipios del siglo XXI de un tejido productivo modernizado, consistente y en fuerte crecimiento, que no podría ser sustancialmente alterado por el accidente» del petrolero. Ese año 2002, el PIB gallego creció un 2,2%, y en 2003 lo hizo al 2,3%. Los intelectuales se equivocaban.

Y contra las descarnadas críticas que desde la oposición se vertieron contra la gestión de la crisis y la coordinación entre las administraciones, el informe establece que precisamente «la gestión económica institucional fue la faceta más acertada», ya que «la reparación de los daños económicos básicos -a través del pago de ayudas a los afectados- fue prácticamente inmediata».

Así, Cancio y Arias sitúan la actuación ante el «Prestige» como «un precedente ejemplar», ya que gracias a «la unidad de acción» entre la Xunta y el Estado se evitaron «las fuerzas que podrían inducir efectos depresivos locales e incluso regionales». En el informe vetado por la actual Xunta hay también duras críticas al entorno sociopolítico, por convertir «un suceso de intensa componente mediática» en «escenario de la contienda electoral». «La oposición procedió a convertir la catástrofe en una causa contra» el PP, y se «olvidó de los agentes originarios de la misma», estos son, armadores, propietarios y aseguradores del petrolero accidentado.

Si bien critica la «infravaloración» del Gobierno a la hora de «contar la verdad y exponer la información disponible», los autores del informe censuran «las actitudes de algunas personas e incluso colectivos», que fue «la de aprovechar una catástrofe propicia al protagonismo televisivo».