Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 21 de novembre de 2007

Sobrevivents

Sobreviure a la barbàrie física, moral i ideològica del nazisme i el comunisme té alguna cosa de miraculós. I és que la sortida de l'infern no porta inevitablement al nihilisme o al suïcidi, com tant sovint i reiteradament s'ha dit. Pel contrari, moltes vegades porta a la redescoberta del cel. Del cel de l'experiència humana acumulada i no del disseny suposadament intel·ligent de tanta utopia política. Aquest és el sentiment que sempre em provoquen les paraules dels antics dissidents de l'Europa oriental, víctimes consecutives del nazisme i el comunisme. En les seves paraules hi pot haver dosis d'escepticisme, però mai de relativisme moral. I sempre, sempre, manifesten una percepció lúcida d'aquells pocs i aparentment petits i anticuats valors humans fonamentals. No us perdeu l'entrevista d'avui a "La contra" de La Vanguardia al dramaturg i escriptor txec Ivan Klíma.

El bien y el mal, ¿dónde está la frontera?

Esta pregunta da para una tesis. La frontera está en ese momento en que uno le hace daño a otro. La cuestión es que en el amplio abanico del mal, un estadio te lleva a otro. El mal es progresivo. Muchos nazis y comunistas empezaron con un mal menor y acabaron asesinos.

El mismo policía que le interrogó en los setenta va hoy a sus conferencias.

Un coronel muy correcto, con el que coincidí en la asociación de lucha contra el nazismo, de la única que no me echaron cuando prohibieron mis libros. Mi mujer se negó a darle la mano, yo se la di porque creo que la gente debe perdonarse... Es muy mayor, está cojo.

Igual eso es el mal, acostumbrarse a lo moralmente indecente.

Tiene razón, uno debe guardarse de acostumbrarse a la inmoralidad cotidiana.

(…)

Años escribiendo sobre responsabilidad, amor e infidelidad, ¿cuál es su conclusión?

Uno vive feliz con su mujer, sus hijos, y de repente puede conocer a otra persona y enamorarse. Le ocurrió a mi mujer, y después, a mí. He llegado a la conclusión de que uno debe luchar por mantener la unión.

¿Por qué?

La familia es la piedra angular de la sociedad, su destrucción amenaza con desintegrar la sociedad. Además, creo que tenemos una responsabilidad hacia las personas que amamos.

Eso parece lo esencial.

Estoy feliz de seguir con mi mujer, las crisis nos han fortalecido. Los amigos que han vuelto a casarse han repetido la historia, son infelices y se han alejado de sus hijos.

¿En qué consiste la libertad?

En comportarte de acuerdo con tu conciencia. No te la da el dinero ni la fama, sino eso de lo que hablábamos al principio: la posibilidad de elegir el mal o elegir el bien.