Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dijous, 6 de novembre de 2008

Les promeses impossibles d'Obama

Edward N. Luttwak:
Cuando el presidente es un político imperfecto y corriente, las decepciones ante sus decisiones presupuestarias se ven atenuadas por el realismo; es lo que ocurre en política. Sin embargo, no es lo que ocurre en el caso de Obama. Obama no sólo ha prometido mejorar la educación, sino también cambiarla de arriba a abajo con objeto de proporcionar escuelas de gran calidad para todos. No sólo ha prometido mejorar la asistencia sanitaria, sino cambiarla de arriba abajo para proporcionar el mayor nivel de servicios médicos para todos. Estas promesas no son difíciles de cumplir, son imposibles. Las escuelas estadounidenses están controladas por las autoridades locales, no por la Casa Blanca; y, con un gasto médico que ya alcanza un fabuloso 17% del PIB, lo que se avecina es menos gasto, no más.

Por otra parte, no son estos los mejores tiempos, sino los peores para un presidente activista. De haber vencido en el 2001, cuando existían un superávit presupuestario y unos crecientes ingresos fiscales procedentes de una economía en alza, Obama podría haber iniciado muchos programas sociales nuevos para cumplir sus promesas. Sin embargo, con un déficit estimado para el 2009 de más de un billón de dólares, incluidos los 700.000 millones inyectados a Wall Street, ni siquiera un Congreso dominado por los demócratas financiará un aumento neto del gasto. El riesgo esta vez no es sólo la inflación, sino un derrumbe catastrófico de la moneda. Además, la actual recesión no es el preludio de una recuperación rápida: fácilmente puede durar otros cuatro años o incluso más.

Y está, por supuesto, la política exterior, en la que los presidentes estadounidenses gozan de una libertad de acción mucho mayor. Obama ha prometido una retirada gradual de las tropas de Iraq; y, paradójicamente, puede hacerlo gracias a la estrategia del "refuerzo" de McCain. Ahora bien, Obama también ha prometido enviar dos brigadas más a Afganistán, de manera que en el 2010 podría haber más soldados estadounidenses combatiendo que ahora. Obama ha declarado muchas veces que pondrá fin al intento iraní de conseguir armas nucleares, hablando con los dirigentes de Irán y por la fuerza si es necesario. Quizá logre hechizar a los iraníes como ha hechizado a sus conciudadanos, pero si no lo consigue tendrá que sacrificar su credibilidad o sus credenciales antibelicistas. También en este caso, los políticos imperfectos y corrientes pueden sacrificar una cosa o la otra, o las dos; pero es mucho más lo que se espera de Obama.