Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dilluns, 27 de juliol de 2009

Zelaya es queda sol

Joaquim Ibarz:
Manuel Zelaya se ha quedado solo. El desamparo del derrocado presidente de Honduras se mostró el sábado en forma patética en el puesto fronterizo de Las Manos. Uno tras otro, los apoyos se han ido esfumando. Los amigos bolivarianos –a excepción del ministro de Exteriores de Hugo Chávez- ya no le acompañaron en su aventura; ni siquiera los hermanos sandinistas hicieron acto de presencia.
El viernes, al otro lado de la línea fronteriza, sus partidarios apenas llegaban al millar; el domingo eran muchos menos. Al no contar con gran apoyo popular (sus partidarios son maestros, sindicalistas, pequeños movimientos populares), Zelaya tiene poco margen para iniciar nuevas aventuras, por temerarias que puedan ser. En la población de Catacamas (Olancho), en tiene su residencia y su rancho, nadie salió a la calle cuando el pasado viernes dio cuatro pasos por suelo hondureño.

Según un dicho popular, en Honduras el hierro flota y el corcho se hunde. Aquí todo es posible. Contra todo pronóstico, se ha consolidado un golpe de Estado condenado por todo el mundo. Ningún país ha sido tan estigmatizado y sancionado por romper el orden constitucional. Pero los hondureños aceptan con naturalidad resistir unos meses antes de que Zelaya vuelva al poder. Algunas críticas se revierten ahora contra Zelaya por su imprudencia al pretender cruzar la frontera por la fuerza. Su gran valedor, José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) le pidió que no intentara regresar a Honduras "para evitar un baño de sangre". Es la misma admonición que hace tres semanas le dirigió el cardenal Rodriguez Maradiaga, lo cual le valió ser tachado de golpista.