Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dilluns, 3 de maig de 2010

L'hora H de l'economia espanyola

Últim informe econòmic d'ESADE:
La economía mundial ha entrado en 2010 con perspectivas de recuperación después del colapso del periodo 2008-2009. La recuperación es incipiente y dispar y viene de la mano de un estímulo fiscal y monetario sin precedentes, cuyo calendario de retirada constituirá el tema de debate coyuntural durante 2010. Pendientes de solución quedan los dos temas básicos subyacentes en el estallido de la crisis: el sistema financiero y su reforma y la corrección de los desajustes globales en las cuentas externas, con Estados Unidos y China como países centrales en este último caso. Ambos temas estarán en el centro del debate económico en el futuro próximo, y de su solución satisfactoria dependerá la recuperación duradera de la actividad económica mundial.

En este contexto global, la Unión Europea debate sobre la reparación de la primera grieta en su Unión Económica y Monetaria. Desde su introducción en 1999 la moneda única ha desplegado sus ventajas, pero actualmente, algo más de una década después, comienza a desplegar sus inconvenientes. El problema se concreta en la existencia de fuertes desajustes en las cuentas externas de los distintos Estados Miembros para cuya corrección ya no pueden recurrir a la política monetaria y cambiaria propias. La tensión generada ha levantado nuevamente dudas sobre la viabilidad del proyecto de moneda única, el más ambicioso de los acometidos en el proceso de integración europea. Evidentemente, el tema no es menor, y también será centro de debate en el futuro próximo.

España lucha por restablecer sus constantes vitales en este contexto europeo y global. Superados al menos temporalmente los peores pronósticos sobre la economía mundial, el recurso a la crisis internacional como causa de nuestros problemas ya no sirve y España trasluce con claridad la identidad propia de su crisis. El diagnóstico es muy serio: país altamente endeudado con su modelo de generación de renta dañado. Frente a este diagnóstico el tratamiento no ha estado ni está a la altura. El recurso al endeudamiento por parte de las Administraciones Públicas está agravando el endeudamiento externo y conduciendo a la economía española hacia zonas de alto riesgo. Las medidas fiscales y estructurales que reconduzcan la evolución de la deuda hacia zonas de solvencia son ya ineludibles. No hacerlo sería una irresponsabilidad social. Es la hora H de la economía española.