Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 14 de juliol de 2010

Trichet presta a la banca espanyola l'equivalent al 50% del PIB trimestral

Alerta roja. La dependencia que tiene el sistema financiero español de las líneas de financiación del Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a registrar un nuevo récord histórico. En concreto, los bancos y cajas españoles debían al organismo que preside Jean Claude Trichet 126.300 millones de euros en junio, el importe más alto de la historia, según datos del organismo supervisor.

La financiación del BCE a la banca española se ha disparado un 78,6% interanual (70.703 millones de junio de 2009) y un 47,5% respecto al pasado mayo (85.618 millones de euros).

(...)

el BCE está sustituyendo al interbancario, al tiempo que se ha convertido en el salvavidas de las entidades pertenecientes a los países más débiles de la zona euro (Grecia, España, Portugal, Irlanda...).

Además, a esta financiación extraordinaria hay que sumar la compra directa de bonos (públicos y privados) en el mercado secundario iniciada por el BCE el pasado mayo (dicha medida explica el éxito de la subasta de deuda griega efectuada el martes).

Además, por si ello fuera poco, cabe recordar que muchos de estos créditos del BCE son respaldados (avalados) por activos tóxicos, tales como deuda pública de países débiles o dudosos títulos hipotecarios.

Tales garantías pasan a formar parte del balance del BCE, activo sobre el que, en última instancia, se sustenta el valor del euro, de ahí que Alemania hable de riesgo de colapso monetario.

Més informació, aquí.