Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dilluns, 6 de setembre de 2010

El govern i CiU, enfrontats per un punt i coma

Un punt i coma sembla tenir la clau de la reforma laboral. CiU i PSOE lluiten al Congrés per treure o posar aquest signe de puntuació. La batalla pot semblar irrellevant però d'ella dependrà la interpretació d'un dels aspectes més importants de la nova Llei.
En el texto vigente hasta hace dos meses, para que el despido fuese objetivo por causas económicas, había que acreditar que despedir al trabajador ayudaría a la compañía a salir de las dificultades. El primer texto aprobado por el Gobierno sólo hacía referencia a una "situación económica negativa" para la empresa": es decir, sólo con que una compañía estuviese en dificultades podría acogerse a este supuesto.

Sin embargo, los sindicatos protestaron rápidamente por lo que ellos consideraban que era la aprobación de un despido casi libre. Por eso, en la tramitación en el Congreso se aprobaron algunas modificaciones. Y es en esta última redacción donde está el punto y coma de la discordia. La frase aprobada por el Congreso era:

Se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos, que puedan afectar a su viabilidad o a su capacidad de mantener el volumen de empleo.

Sin embargo, CiU consiguió colar algunas enmiendas en el Senado que dejaban así la frase:

Se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas; o la disminución persistente de su nivel de ingresos, que puedan afectar a su viabilidad o a su capacidad de mantener el volumen de empleo.

Aunque puede parecer irrelevante, lo cierto es que ese signo de puntuación puede ser muy importante. Cuando se aprobó ese texto en el Congreso, LD ya alertó de la falta de concreción de esta frase: tiene una redacción confusa y deja mucho margen de maniobra a los jueces, lo que precisamente ha sido motivo de que no se haya podido aplicar ese despido objetivo en los últimos años.