Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dijous, 16 de setembre de 2010

Sobrequés acusa Montilla en una carta d'haver marginat el sector catalanista del PSC

La Vanguardia:
Como consecuencia de un proceso interno, democrático pero no exento de maniobras que renuncio a calificar, quienes representábamos lo que ha venido en denominarse el sector catalanista del partido, no sólo quedamos en minoría, sino que fuimos objeto de una implacable marginación.

En lo que afecta a mis relaciones con la organización que diriges –y a las de otros de los que yo no soy su portavoz-, se inició entonces un período gélido de mutuo desamor que ha llegado hasta hoy. Un impenetrable silencio ha sobrevolado y presidido estos largos años. El alma catalanista, al menos la más intensa, quedó en un segundo plano, y la propuesta federalista defendida por el partido fue entonces y sigue siendo hoy un planteamiento sin contenido real y que no va más allá de un autonomismo constitucional caduco y de vuelo gallináceo.

Los tiempos políticos han cambiado en los últimos meses con el progreso de las opciones independentistas o, cuando menos, soberanistas. La aceptación de esta realidad ha sido –con excepciones de las que no vale la pena ni hablar- bastante generalizada. En este tren rápido hacia el futuro, el partido que diriges sigue ocupando el furgón de cola. Sigue tratando de parchear un Estatut que pierde fuelle por los cuatro costados y que sigue sin ser aceptado, no ya sólo sin amor, sino también de mala gana y como mal menor por quienes son hoy los principales aliados españoles del partido que diriges. Creo que éste no ha sabido captar la fuerza que impulsa el país hacia un futuro político nuevo o que, simplemente, niega que desee vivir bajo los nuevos vientos que soplan en nuestro milenario Principat.

Estoy convencido por ello de que a Catalunya le conviene un cambio político; necesita de quienes han sabido incorporar a sus objetivos de futuro el concepto de «som una nació, nosaltres decidim» y de un líder que al ser preguntado si votaría de manera afirmativa en un referéndum sobre la independencia de Catalunya, responde que sí de forma clara, contundente y sin complejos.

Aun considerando positiva la formación de grupos que se proclaman independentistas a secas, tras una concienzuda y no fácil reflexión sobre lo que más conviene al país en vistas a un futuro que convierta a Catalunya en un estado soberano dentro de la comunidad europea y del concierto mundial de las naciones independientes, he llegado a la conclusión de que quien mejor puede impulsar y liderar este proceso no es otro que Artur Mas y el partido o la coalición que lidera. Por solvencia personal y por la indiscutible fuerza social que da alas a la organización que preside. Comparto, pues, lo que he oído decir a alguien por quien siento un profundo respeto y una no menor admiración, y, además, que ha tenido una de las más altas responsabilidades en el partido del cual eres primer secretario: «ara li toca a en Mas».