Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimarts, 21 de novembre de 2006

Pobre Mèxic!



L'autista López Obrador continua empenyent l'esquerra i, si pot també, el país cap a l'abisme. El suposat modernitzador de Mèxic ha demostrat no ser res més que la reencarnació del cabdillisme més tronat. Pobre Mèxic!
Mientras López Obrador repite fuera de sí, expresiones como «ese bulto de Vicente Fox», «el títere» y «el pelele» de Felipe Calderón, «la derecha reaccionaria y vendepatrias», «los pirrurris» (pijos)..., en el PRD los radicales parecen haberse hecho con las riendas, después de que el partido lograra, en las pasadas elecciones legislativas, los mejores resultados de su historia. Salvo excepciones -como el gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca, que se negó a asistir a la pantomima de ayer en el Zócalo capitalino-, son hoy los perredistas más extremos quienes marcan la agenda de esta fuerza política.

Pero dentro del grupo comienzan a alzarse voces que achacan su derrota en las presidenciales no a ese presunto «fraude» que nadie ha podido demostrar, ni siquiera sembrar una duda razonable, sino a sus propios errores, empezando por la arrogancia del caudillo tabasqueño. La crisis interna se hizo manifiesta este domingo, cuando la corriente Izquierda Democrática Nacional acusó a Nueva Izquierda -el sector más influyente en el PRD- de intentar un «golpe de Estado» en el seno perredista para desconocer el liderazgo de López Obrador.
Tras esta «investidura» comienzan diez días de renovada «resistencia pacífica», que culminarán en el intento de impedir, «de cualquier forma», que Calderón jure su cargo en el Congreso el próximo 1 de diciembre. El PRD asegura que el presidente electo no podrá llegar «ni por tierra ni por aire» a la Cámara de Diputados.

Su portavoz en el Senado, Carlos Navarrete, ha sido explícito al advertir que la bronca en el palacio de San Lázaro está asegurada: «Es la crónica de una confrontación anunciada». Adelantándose a los incidentes, la Policía Federal Preventiva y el Estado Mayor Presidencial ya han levantado un muro metálico de tres metros de altura alrededor del edificio.

Més, aquí.