Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dijous, 28 de juny de 2007

La fi de la discriminació positiva a les escoles dels EUA

Washington.(Afp).- El Tribunal Supremo de Estados Unidos adoptó ayer una sentencia histórica al decidir que el origen étnico no puede ser un factor determinante para conseguir plaza en una escuela pública, es decir, que no se puede esgrimir el principio de la discriminación positiva para garantizar plazas para minorías y asegurar así más equidad en los centros educativos. Esta decisión, que podría afectar a millones de jóvenes estadounidenses, provocó la división entre los nueve miembros del tribunal. Prueba de ello es que la votación fue de cinco votos contra cuatro.

"La búsqueda por parte de las escuelas de un objetivo estimable no quiere decir que sean libres de efectuar una discriminación sobre la base de la etnia para alcanzarla", señaló el presidente del Supremo, John Roberts, en la nota que da cuenta del fallo de esta institución.

Esta decisión responde a una demanda de varios padres que cuestionaban los reglamentos que regulan las inscripciones en los institutos de Seattle y en las escuelas primarias de Louisville, dos ciudades donde las minorías étnicas y la población blanca viven en barrios diferentes.

En Seattle, entre 1999 y el 2001, el criterio étnico fue el que impidió a unos 300 adolescentes - 200 blancos y 100 negros, hispanos o asiáticos- asistir al instituto de su elección, debido a que había más candidatos que plazas. En Louisville, un niño no pudo asistir al parvulario más cercano a su casa, donde quedaban lugares libres, porque ya había demasiados alumnos blancos.

Para los padres de los alumnos, respaldados por el Gobierno, estas medidas decididas por consejos locales de educación eran tan discriminatorias como la política de segregación prohibida por el Tribunal Supremo en 1954 en su fallo "Brown contra el Consejo de Educación".