Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dijous, 25 d’octubre de 2007

Rosa Díez dóna carbasses a Albert Rivera

La valoració de Ciutadans

Hoy ha tenido lugar la anunciada reunión entre Ciudadanos y UPyD para analizar vías de colaboración de cara a las próximas elecciones generales. Ciudadanos ha acudido a esta reunión con una hoja en blanco en lo que se refiere a exigencias y otra repleta de propuestas de trabajo, que no ha habido opción de comentar. En el encuentro UPyD ha informado a Ciudadanos su decisión unilateral de presentarse en solitario. Descartan abiertamente cualquier tipo de fusión o coalición con Ciudadanos. Su postura, que respetamos pero no compartimos, es que una fuerza política con tan sólo 26 días de vida debe llevar su proyecto a la sociedad de forma independiente para que su marca no quede desdibujada. Ciudadanos anteponía y antepone la responsabilidad política y social ante los ciudadanos a sus propios intereses de partido.
Sinceramente creemos que esa era la única vía y que debíamos demostrar nuestra generosidad. Las ideas que llevamos defendiendo desde nuestro nacimiento como partido, van mucho más allá de la marca. Creemos que sumar es mejor que dividir y que lo importante era y es llevar la voz del máximo número de ciudadanos al Parlamento; y hoy más que nunca. Desde hoy mismo concentraremos todos nuestros esfuerzos hacia ese objetivo. Las primarias están a la vuelta de la esquina y comenzamos ya a desarrollar nuestro programa electoral para marzo. Todo ello lo haremos aplicando aquello en lo que siempre hemos creído: la participación de la militancia y la democracia interna.


Les raons de UPyD

El pasado 18 de octubre, Unión Progreso y Democracia conoció a través de la prensa la propuesta de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía para acudir coaligados con nosotros a las próximas elecciones generales. También conocimos por el mismo procedimiento la invitación formal para celebrar una primera reunión entre ambos partidos. No es habitual que un partido se entere a través de los medios de comunicación de planes que le conciernen directamente; tampoco que los órganos de otro partido presenten públicamente como una oferta generosa el lugar de las listas que podrían ocupar nuestros dirigentes. Son formas de trabajar que no compartimos, porque para nosotros regenerar la política significa, también, cuidar las formas de hacerla y tratar a los otros partidos con el máximo respeto. (...)

Hay varias diferencias importantes entre C’s y UPyD que conviene tener en cuenta a la hora de entender si es conveniente para nuestro proyecto político acudir a las elecciones en coalición con otros, y en concreto con C´s. A este respecto, queremos dejar muy claro que lo único que nos importa es el refrendo ciudadano de nuestro programa completo, de manera que no entendemos las invitaciones a negociar cesiones o intercambios de porcentajes de programa. En el caso de las listas electorales también pensamos que lo único fundamental es encontrar las personas más adecuadas y más creíbles, entre las que forman parte de UPyD o apoyan nuestro proyecto, para que pidan el voto a favor de un programa coherente. Además, encontramos completamente inoportuno mezclar los debates políticos con asuntos que, como el reparto de puestos y listas, cualquier ciudadano puede interpretar, con razón, como un intento de reparto de posibles cargos.
Respecto al modelo de partido, UPyD ha decidido ser un partido transversal con todas las consecuencias. Ofrecemos un programa que pueden compartir personas de simpatías e inclinaciones típicas de las distintas corrientes liberales y de la izquierda democrática, o lo que es mucho más normal, con una mentalidad rica, tolerante y abierta que no demoniza ni santifica a la izquierda ni a la derecha por el mero hecho de serlo. Pensamos que lo importante es proponer y defender políticas progresistas, sin que nos importe en absoluto que alguien las considere de izquierda o de derecha, y por tanto reprobables para una mente sectaria. En cambio, C’s se definió en su último congreso como un partido de “centro-izquierda” desplazando fuera a muchos que no compartían esa identidad, opción muy respetable pero que sin duda no es la nuestra. Pensamos que la renovación de la política también reclama superar algunos clichés conservadores acerca de la identidad de los partidos según el rígido marco de izquierda y derecha excluyentes, y así hemos tratado de explicarlo en nuestro Manifiesto fundacional. (...)
En resumen, no creemos que problemas tan graves como los que afectan a la democracia española puedan resolverse con declaraciones generales de intenciones o negociando con otro partido tal o cual porcentaje del programa para llegar a una síntesis neutra entre diversos intereses que no se explicitan. Estamos convencidos de que un programa político y electoral debe ser coherente y posible de realizar, un verdadero contrato de reformas ofrecido a la ciudadanía; y también que algo así sólo puede hacerlo, con cierta verosimilitud y posibilidad de éxito, un partido creado expresamente para hacer esa política, y no una coalición de partidos de distinto peso y carácter que pueda aparecer ante la ciudadanía como un contrato de intereses meramente electorales. Es precisamente nuestro deseo de claridad con la ciudadanía, de contribuir a extender otra forma de hacer política, de ofrecerles un pacto a cada uno de ellos y no a ningún grupo político antes de pasar por las urnas, lo que nos lleva a formar un partido nuevo.