Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimarts, 10 de març de 2009

Millor baixar els impostos que augmentar la despesa pública

Xavier Sala i Martin:
Xavier Sala i Martín es muy crítico con el renacimiento del keynesianismo y cree que para estimular la demanda es mejor bajar los impuestos que comprometer gasto público. Sala afirma que 'es una crisis normal' que puede ser terrible si 'los políticos siguen haciendo el tonto' y, por ejemplo, dan alas al proteccionismo

¿Cómo se supera esta situación?

El gran problema es el sector financiero, si se arregla esto, lo demás se arregla. Lo que pasa es que parece que hemos olvidado las lecciones de 100 años de teoría económica y ahora cualquier ministro sale diciendo que 'hay que gastar, hay que gastar'. Hay que gastar ¿en qué? El problema es que el sistema bancario no funciona. La solución no es hacer ferrocarriles. Las obras conllevan una fuerte demanda, pero las empresas no podrán satisfacerla porque carecerán de crédito para operar. Aumentar la demanda no solucionará los problemas.

Entonces, ¿no tiene confianza en el plan de Barack Obama?

Ninguna. Y va a ser perjudicial porque hay que pagarlo. Ahora parece que todo es gratis, pero nos va a caer una gran factura.

Los recortes de impuestos también cuestan.

Sí, pero tienen ventajas. La primera es que es la gente la que se gasta su dinero y decide qué empresas favorece con su gasto útil y no con criterios políticos. Segundo, los impuestos cambian los incentivos. La gente de corte keynesiano no lo entiende y sólo habla de la demanda.

Invertir en infraestructuras es necesario, no es un gasto caprichoso.

Es caprichoso hacerlo ahora. Estoy de acuerdo en que son necesarias, pero se tienen que hacer con un análisis de coste-beneficio. Por otro lado, la teoría de que el gasto nos va a solucionar la crisis requiere que éste se haga ya, no en seis meses. ¿Se puede? El plan de Obama no es factible. Si se quiere activar la demanda, se deberían bajar los impuestos al consumo o, en España, el IVA, temporalmente. Así, mucha gente adelantaría compras y la rebaja del impuesto se compensa con el mayor consumo. Si la crisis dura un año, las infraestructuras no llegan a tiempo, una rebaja impositiva sí.