Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimarts, 28 d’abril de 2009

Nosaltres Sols

Jordi Barbeta a La Vanguardia:
Cuando los grandes bancos y las multinacionales se plantean fusiones empresariales para hacer frente a la crisis, convencidos de que la unión hace la fuerza, la actual cúpula del partido político Esquerra Republicana de Catalunya ha decidido competir en el concurso de inventos insólitos desarrollando un plan antricrisis basado en la nanotecnología: o sea, cuanto más pequeños seamos, mejor para lograr nada más y nada menos que la independencia de Catalunya.

Lo cierto es que la cúpula directiva de ERC es consciente de que lo de "Montilla president, Catalunya independent" no acaba de convencer a toda su clientela, pero el apoyo republicano al líder de los socialistas está generando tal cantidad de puestos de trabajo entre las familias afectas al régimen que ningún gerente de ninguna pequeña o mediana empresa podría despreciar.

Los sondeos señalan que esta estrategia provocará un descalabro electoral en el partido republicano, pero, aun en los peores pronósticos, Esquerra aparece consolidada como tercera o cuarta fuerza parlamentaria con cerca de quince diputados - seis menos que ahora-,que, en cualquier circunstancia, continuarán siendo decisivos para articular una mayoría de gobierno con quien sea. Esa cuota de poder es la que garantiza los puestos de trabajo, siempre y cuando Esquerra se limite a acomodar en el poder a Montilla o, si tan mal se ponen las cosas, a Artur Mas, pero siempre a condición de dejar lo de la independencia para mejor ocasión.

Esta política de pleno empleo en el partido republicano sólo tiene un obstáculo: el régimen asambleario del partido. Si sólo votaran los colocados y sus familiares no habría problema, pero en Esquerra todavía votan todos y siempre que votan todos la dirección suele ser desautorizada, como cuando con el Estatut. Solución: que no voten todos, sino, como antaño, Nosaltres Sols. Lo que ocurrió ayer ya lo anunció Xavier Vendrell en el último consejo nacional: "Los críticos que se vayan". Cuando se hayan ido, convocarán la asamblea para que la asamblea decida por sí misma que en ERC, como en el PSC y en la Infantería española, "la más grande hazaña es obedecer".