Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 13 de maig de 2009

“En la tómbola de Zapatero siempre toca, si no un pito una pelota"

La frase, de Josep Antoni Duran i Lleida, resumeix perfectament l'oferta de Zapatero en el debat d'ahir de política general. Ho explica Jordi Barbeta:

Es evidente que la táctica del “optimismo antropológico” resulta, como mínimo, más agradable que la insistencia en los cuatro millones de parados y lo mal que está todo, que fue la opción de Mariano Rajoy. Pero desde la oposición se observó dónde estaba el truco de cada conejo que surgía de la chistera. Por ejemplo, la rebaja del impuesto de sociedades, mil veces propuesto por CiU y por el PP y rechazado por el PSOE, sólo afectará a empresas con menos de 25 trabajadores que facturen cinco millones de euros y a condición de que mantengan o aumenten la plantilla. No son pues todas las pymes. Para la ayuda a la compra de un automóvil, cifrada en 2.000 euros, Zapatero cuenta con poner 500 siempre y cuando el fabricante ponga 1.000 y la comunidad autónoma 500 más… Lo de los ordenadores portátiles en las escuelas corresponde hacerlo a las comunidades autónomas que tienen la competencia en educación y “la mejor financiación de la historia para Catalunya” se logra con sólo un euro más y que Catalunya reciba una financiación per cápita por encima de la media es un requisito del Estatut.

(...) 

Mariano Rajoy centró toda su intervención en la crisis y en la necesidad de que el Gobierno rectifique “como rectificó en la política antiterrorista”, pero, en vez de contraponer su alternativa, se limitó a mostrar un ejemplar del plan anticrisis del PP como si todo el mundo ya lo conociera. Eso le permitió a Zapatero atacar a Rajoy con el fantasma del despido libre. “Este Gobierno no abaratará el despido, ¿y usted?” y el líder de la oposición, que ayer presumió de continuar siéndolo, se resistió a caer en la trampa, pero a partir de ahí, la pugna entre Zapatero y Rajoy degeneró en un intercambio brusco de insultos, descalificaciones y reproches mutuos en el episodio de más bajo nivel político de la jornada.