Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dijous, 14 de maig de 2009

Libertas, o el suïcidi de Ciutadans

Arcadi Espada:
¿Qué es lo que habrá llevado a Albert Rivera, y el resto de dirigentes de Ciudadanos, a una decisión tan grotesca? Las posibilidades del partido en las elecciones europeas eran ínfimas. Pero tenía poca importancia; entre otras cosas porque a las elecciones se presentaba y se presenta UPyD, con el articulado caballero Sosa Wagner al frente. ¿No parecía más lógico convocar a los simpatizantes de Ciudadanos en torno de ese candidato? Se objetará que UPyD se ha negado al pacto con Ciudadanos. ¡Y qué importa eso! No hay delito en matar a besos. Y lo que debió hacer Ciudadanos en las europeas debió hacerlo también en España. Es decir, considerar a UPyD lo que UPyD es en realidad (o lo que era antes de Duran y Libertas): algo propio. El principio de la realidad es inexorable en la política y en la vida, y desde la aparición de Rosa Díez, una carismática líder española, Ciudadanos no podía aspirar a ejercer sin ella su plan, ni en Europa ni en la mayoría de lugares de España. Su obligación estratégica era apoyar a UPyD (cristianamente, si tanto apego tiene al formato, es decir, poniendo la otra mejilla) y esperar la maduración de un acuerdo que de un modo u otro habría de llegar. Más precisamente, que llegaría tras las elecciones catalanas cuando Ciudadanos hubiese revalidado o ampliado su presencia en el Parlamento de Cataluña y UPyD hubiese constatado su carácter residual y la imposibilidad de construir un proyecto político español con esos residuos.

Sorprendentemente la dirección de Ciudadanos ha decidido acabar con su proyecto político. En Europa, en España. Y en Cataluña. Nunca pensé que Ciudadanos reclutara sus votantes entre el rojerío, sino en una transversalidad de decepción, a veces algo histérica, aunque por lo general muy razonable. Pero, aún dando por cierto que parte de sus votantes fueran lo que se entiende genéricamente por gente de derechas, la coalición con el llamado Libertas, y con Durán y Ganley es intragable. ¡Ni las más beatillas, que se santiguaban al paso del Rivera desnudo de entonces! Aludía, querido amigo, a la necesaria perspectiva psicológica, porque Ciudadanos participará en la campaña europea a cambio de su pura y simple destrucción.