Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimecres, 22 de juliol de 2009

Classe de periodisme

Jorge Marirrodriga:
Supongamos que un día cualquiera, por ejemplo hoy, las agencias de noticias o las radios, transmiten la siguiente noticia.

“El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu se niega a frenar las construcciones en Jerusalén oriental, según fuentes oficiales. La mayoría de los países árabes niegan el derecho a la existencia de Israel, habiendo recurrido a la guerra en repetidas ocasiones y en el caso de algunos de ellos a la continúa acción terrorista contra la población civil israelí”.

Bien, sigamos suponiendo porque esta noticia no la vamos a escuchar así nunca. Pero quedémonos con el dato de que en el texto se mezclan dos conceptos diferentes y que no están directamente relacionados. La noticia no pasaría el filtro del antisemita de guardia en las redacciones quien se apoyaría en esta cuestión formal.

Ahora lean lo que ayer transmitieron algunas agencias internacionales.

“Dos palestinos murieron y otros cuatro resultaron heridos cuando se produjo una fuerte explosión en el interior de un túnel entre Egipto y la Franja de Gaza, según fuentes médicas locales. Al menos 150 palestinos han muerto en incidentes parecidos desde enero de 2007, es decir, cuando Israel comenzó a imponer un bloqueo sobre la Franja”.

Aquí se repite la jugada, pero esta vez la noticia ha sido rebotada sin problemas. Es decir, aunque sabemos que los túneles de Gaza no son la respuesta a ningún bloqueo israelí, en el imaginario colectivo ya estamos instalando la idea. Otra muesca en el revolver desinformativo antisemita.