Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dilluns, 28 de juny de 2010

Penjar-se la medalla d'una reforma financera que ja no cal

La reforma financera era innecessària. Però els polítics necessitaven penjar-se la medalla. Com diu Niño Becerra, han matat un drac que ja estava mort.
La reforma financiera USA. ¡Regulación!. ¡Intervención!. ¡Las horda rojas sobre Wall Street!. Yo lo veo de otra manera. Mientras hacer lo que se hacía haciéndolo como se hacía ha sido negocio, en el universo financiero no se movía ni una hoja, cuando ha llegado el momento en el que las entidades financieras tenían más agujeros de los que podían contar y sus problemas se acumulaban hasta en las plazas de aparcamiento de sus directivos, llega … ¡la reforma financiera!. Piénsenlo, esa reforma financiera ¿perjudica o beneficia a las entidades financieras?. ¿Reducirá su negocio y mermará sus beneficios?, si, pero reducirá un negocio que ya está empezando a mostrar una tendencia descendente (y que va a más). y mermará unos beneficios que, pienso, en muchos casos ya no lo son. Las cosas pasan cuando tienen que pasar: la esclavitud no se abolió en el siglo XVI, sino en el XIX cuando ya no era necesaria; la limitación de ciertas prácticas e incluso su prohibición para las entidades financieras USA (algo que se extenderá al resto del mundo), ha sido fruto de que aquello que hacían las entidades financieras ya no es necesario que lo sigan haciendo porque el escenario ha cambiado y ya no es pertinente ni posible continuar haciéndolo; el último servicio que tales técnicas han prestado ha sido convertirse en algo malo motivo de estigmatización, lo que ha proporcionado una medalla para quienes las han estigmatizado: el pueblo contento y sus representantes más: todos ganan; pero que no vendan dragones.