Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dijous, 17 de febrer de 2011

Per què exigeixen els mercats una prima de risc tan gran a Espanya?

Xavier Sala i Martín:
La pregunta es: ¿por qué creen los mercados que España no va a poder hacer frente a sus deudas? ¿Es porque su deuda es demasiado elevada? ¡Pues la verdad es que no! La vicepresidenta Elena Salgado se ha cansado de repetir, correctamente, que la deuda pública española representa menos del 65% del PIB y está por debajo de la media europea. Es cierto que el dato importante no es la deuda como fracción del PIB. Lo importante es el dinero del que dispone el Estado para devolver el crédito. Y el PIB no es el dinero del Estado sino el que ganan los ciudadanos. El Estado pone impuestos a estos ciudadanos y el problema es que, al empezar la crisis el PIB cayó un 5%…, pero la recaudación fiscal cayó ¡un 40%! Por eso el Gobierno ha hecho un gran esfuerzo de lucha contra la evasión fiscal.

También es cierto que la capacidad de pagar no depende sólo de los ingresos que uno tiene sino de los compromisos que uno ha adquirido para gastar ese dinero: si el Gobierno cobra 100 pero ya lo tiene todo comprometido, no le queda mucho para pagar la deuda. En este sentido, España no sólo ha visto como la recaudación caía en picado, sino que, al subir el paro, ha visto como una parte importante de esos ingresos se comprometía automáticamente en subsidios de desempleo: de los 100.000 millones que ingresa el Estado, 40.000 millones están comprometidos en subsidios de paro. Por eso el Gobierno ha intentado reformar el mercado laboral.

A pesar de estos problemas, pienso que la vicepresidenta tiene razón cuando dice que el nivel de deuda actual no justifica la desconfianza de los mercados. ¿Por qué exigen, pues, los mercados una prima de riesgo tan grande a España? La explicación es que a los mercados no les preocupa la deuda de hoy, sino la deuda de mañana. Y en particular, la deuda que puede tener el Estado si el sistema financiero español implosiona. Me explico: durante los años de la burbuja, los bancos y, sobre todo, las cajas de ahorros concedieron gran cantidad de préstamos a un sector inmobiliario que, con toda probabilidad, no va a poder devolver. Toda esa deuda impagada va a crear un agujero tan grande en los balances del sector financiero que puede poner en peligro la totalidad de la economía española. El miedo a una crisis catastrófica, sumado a la enorme influencia política de bancos y cajas, hace que los inversores internacionales sospechen que el Estado español va a acabar rescatándolos. Si lo hiciera, convertiría en deuda pública lo que ahora es una gigantesca deuda puramente privada. Y dependiendo de la magnitud, eso podría llegar a causar la insolvencia del país. Es lo que sucedió en Irlanda.