Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dilluns, 25 de juny de 2012

Ana Mato recomana la medicina natural per estalviar medicaments

J.M.Mulet:
Estimada Sra. Ana Mato, Ministra de sanidad:

Leo con estupor que hoy ha recomendado utilizar la medicina natural para ahorrar, concretamente sacar medicamentos para afecciones leves y sustituirlos por alguna cosa natural. Qué esto lo diga una señora ministra me preocupa, y mucho. Solo quiero incidir en lo obvio y es que la medicina solo es una, aquella que tiene detrás una evidencia científica que la respalda, lo demás es pseudociencia. Sus palabras pueden utilizarse para legitimar algo tan ilegitimo como que "alguna cosa natural" puede sustituir a la medicina. Si quiere que el sistema público español, uno de los mejores del mundo, se base en pseudociencia, yo creo que lo mejor es simplificar, despedir a médicos y personal sanitario, ahorrarnos una pasta en medicamentos y equipamiento y reconvertir los hospitales en centros de culto para diferentes religiones, puesto que la medicina naturista tiene en común con las religiones que su funcionamiento no va más allá de la fe que ponga el paciente en ella. De hecho cuando aprueba el MIR la gente se hace oncólogo o hematólogo pero ¿naturista? Es cierto que muchos medicamentos tienen su origen en la naturaleza, es decir, proceden de plantas o de animales, pero eso no quiere decir que la naturaleza es tan buena y tan sabía que nos quiere curar. Que una molécula natural sirva como tratamiento es una casualidad, porque esa molécula desempeña una función en su organismo de origen. Moléculas procedentes de plantas como la quinina o el taxol una vez han superado rigurosos ensayos clínicos se incorporan a la Medicina, a la de verdad, la que no lleva apellidos y se prescriben con receta, con una dosis determinada y conveniente purificadas para que otros componentes que pudieran haber en la planta no interfieran. Pensar en tratamientos a base de hierbas e infusiones es un poco ilusorio, ya que en una hierba, aunque realmente tenga algún efecto beneficioso, nunca estamos seguros de la cantidad de principio activo que contiene y un tratamiento para una enfermedad seria no puede prescribirse a ciegas.