Adéu a Nihil Obstat | Hola a The Catalan Analyst

Després de 13 anys d'escriure en aquest bloc pràcticament sense interrumpció, avui el dono per clausurat. Això no vol dir que m'hagi jubilat de la xarxa, sinó que he passat el relleu a un altra bloc que segueix la mateixa línia del Nihil Obstat. Es tracta del bloc The Catalan Analyst i del compte de Twitter del mateix nom: @CatalanAnalyst Us recomano que els seguiu.

Moltes gràcies a tots per haver-me seguit amb tanta fidelitat durant tots aquests anys.

dimarts, 7 de maig de 2013

La programació genètica del periodisme

Cualquiera que esté tomando unas copas el próximo sábado se acordará del incidente y pensará «Si hasta Rodríguez toma copas antes de coger un coche, por qué no yo?». Se argumentará que esa no es la moraleja correcta. Que la moraleja correcta del que está tomando antes del coche es: «Recuerda a Rodríguez, y lo que le pasó por tomar copas». Pero, como sugiere Leonard Mlodinow en Subliminal, esa moraleja solo afecta al discurso racional. Por debajo fluye el otro discurso, dañino, inconsciente, probablemente decisivo en la conducta: «Hay tipos que hablan en la radio de unas cosas y luego hacen otras. Somos todos lo mismo y, por lo tanto, echa vino tabernero.» Se ve que el problema queda en manos del periodismo. Si decidiera no publicar la noticia cualquier proceso dañino quedaría interrumpido. Pero el periodismo no puede hacer eso. Lo interesante es el porqué. No consigo ver en el fondo ni una razón ética ni una razón práctica. Solo el instinto, la llamada de la sangre, el cumplimiento de su programación genética, la imposibilidad de su libre albedrío. El periodismo publica cualquier cosa pública de las personas públicas. Si hubiera de discernir cada vez sobre sus consecuencias jamás llegaría al cierre. Especialmente ahora que ya no hay cierre. / ARCADI ESPADA